(San Juan, 12:00 p.m.) En el día de ayer 4 de agosto del 2020 la gobernadora Wanda Vázquez Garced aprobó la creación de una Unidad de Crímenes Contra la Mujer en el Negociado de la Policía de Puerto Rico como parte del Proyecto de Senado 1213; enmendando así la Ley del Departamento de Seguridad Pública de Puerto Rico. Además, Vázquez Garced pudo firmar la Resolución conjunta del Senado 574 la cual le garantiza a la población de mujeres víctimas de violencia doméstica y otros crímenes un servicio eficiente en la ayuda gubernamental para relocalizarse.

¿De qué trata esto?

Con el ahora ley, Proyecto del Senado 1213 se pretende organizar los casos reportados relacionados a crímenes contra mujeres incluyendo el violencia doméstica con la finalidad de acelerar los procesos de justicia. Esto se debe a que en la actualidad el Departamento de la Policía de Puerto Rico está altamente desorganizado puesto que resulta evidente que esto es parte de sus funciones. Con esto visualizan que el negociado en conjunto con otras oficinas y agencias gubernamentales van a lograr asistir a esta población desfavorecida.

Leer más...

(San Juan, 11:00 a.m.) Puerto Rico solía y suele ser comparado con lo que el colectivo social de nuestra especie tiende a definir cómo paraíso. Sin debatir la opinión popular, estamos lejos de eso. Pues en este país vive en una crisis económica heredada cuatrienio tras cuatrienio y empeorándose en su avance en la línea de tiempo.

Además de esta crisis, el racismo y el uso excesivo y opresor de la fuerza policiaca tenemos los estragos dejados por fenómenos naturales como sequías; tormentas, terremotos y huracanes.

En el tema de Huracanes, María hizo y deshizo en cantidad. Fondos Federales y sin fines de lucro se le entregaron al gobierno liderado por el entonces gobernador Ricardo Roselló Nevares para casas, alimentos y reconstrucción de propiedades públicas y pricadad como el sistema de tendido eléctrico.

Leer más...

(San Juan, 9:00 a.m.) Repito las fotos de la escuela Luchetti porque recibí una llamada de una amiga querida y admirada, Carmen Leonor Rivera Lasen.  Si a ustedes les indignó y conmovieron esas fotos, imagínense a Carmen Leonor que trabajo allí y me reveló que justo antes que la Julia Keleher la cerrara se había invertido casi un millón de dólares en arreglos, era una magnífica escuela intermedia Sin embargo la cerraron a pesar de que tenían matriculado a 300 estudiantes de intermedia, Y la cerraron para enviarlos como animales a vagones en la Labra.

La Escuela Luchetti con anterioridad fue un Centro de Artes Visuales, pero mantuvo siempre en el segundo piso una biblioteca magnífica con documentos históricos, libros de Historia, libros antiguos y donaciones de primer orden.  Todo lo botaron Supongo que molestos porque esa escuela fue una donación de Madame Luchetti, y en su testamento específico que tenía que ser usada como una escuela, pero el gobierno prefirió vandalizar la educación y la esperanza.  

Acaso esta operación demolición no es el peor acto de corrupción de un gobierno contra la juventud. Me llamo adolorida y lo comparto.

(Montevideo, 12:00 a.m.) Carlitos tenía la enorme facilidad de hacernos reír con sus ocurrencias a todos los que compartíamos la mesa con él. Era un hombre de teatro que repetía sus chistes una y otra vez, tantos los buenos como los malos nadaban en el mar de la reiteración. “Lo hago porque el público siempre se renueva”, explicaba, para luego rematar con un “el que lo entendió que lo disfrute”.

Era cierto, en la mesa siempre había alguien que no conocía la broma, y los que la habíamos escuchado una y otra vez guardábamos un silencio cómplice con el único fin de no arruinar una actuación que muchos sabíamos de memoria, o porque la misma repetición del gag con variantes también resultaba atractiva.

La reiteración, entre otras cosas, es una herramienta que sirve para lograr fijación de ideas o conceptos, para perfeccionar movimientos y también para formar opinión en la sociedad, según establecía en su diario de memorias el ideólogo de la propaganda nazi hitleriana, Joseph Goebbels.

En el discurso político hay frases, o conceptos, que se repiten una y otra vez, más allá de las variantes de ocasión. En las campañas electorales, por ejemplo, es muy habitual encontrarse con candidatos que promueven o representan “el cambio”. Asimismo en los primeros meses de gobierno, cuando hay un cambio de signo ideológico o de partido al frente de la administración, vamos a descubrir “la herencia”.

La definición de este concepto, si lo pasamos groseramente en claro, es la forma en la que el nuevo oficialismo recibe el país de parte de la anterior administración. En muchas ocasiones la herencia forma parte del relato de gobierno. Este concepto puede ser utilizado para ganar tiempo mientras se hacen cambios poco simpáticos para la población, para distraer la atención de la sociedad, para destruir la reputación de la nueva oposición, dañar la imagen de determinados actores políticos, etc. 

Claro que también puede ser una situación real, como ocurrió en Uruguay luego de la crisis económica del 2002 o como seguramente acontecerá en República Dominicana con la salida del PLD de la administración central y la asunción de Luis Abinader como presidente, en un país donde la corrupción ha sido uno de los factores fundamentales del cambio de gobierno.

La herencia, llevada a su máxima expresión, en ocasiones también desemboca en la tan lamentablemente de moda judicialización de la política, una herramienta que está siendo utilizada en forma sistemática en América Latina, que se ve amplificada por algunos medios de comunicación y respaldada por formadores de opinión.

Pocas son las garantías reales que tenemos los ciudadanos de escapar de este relato cuando es utilizado por los gobiernos como una mera herramienta de marketing político que busca generar una opinión. Nos dirán que los números no mienten, pero sí mienten los que hacen los números, según decía un contador cuyo nombre no quiero recordar. 

Deberíamos creer que los medios de comunicación pueden salvarnos de esta situación si ejercen su rol de watchdog, si fueran todo lo posiblemente objetivos y si entendiéramos que lo que se difunde a través de ellos es verdad, pero no podemos desconocer que esos mismos medios son empresas comerciales cuyos dueños tienen intereses políticos, al igual que muchos periodistas, que en algunos países funcionan como “bocinas” de la administración.

En los casos de lawfare quizás las garantías podrían venir a través de la protección y el amparo de una Justicia independiente del Poder Ejecutivo y de los poderes fácticos, pero no es secreto para nadie que en la mayoría de los países de nuestra región –así como también al menos los países de la Europa mediterránea– es complaciente al poder de turno. 

Mientras circulamos este camino de desamparo y vulnerabilidad, escuchando relatos antagónicos que no siempre se sostienen recuerdo a mi amigo el actor, contando una y otra vez su mismo chiste, y en la mesa alguien que ya no aguanta esa reiteración y le espeta: “ay Carlitos, ¿otra vez sopa de arroz?

(San Juan, 11:00 a.m.) Hace 46 años, una poderosa bomba que pusieron a escasa distancia de mi escritorio explotó en las oficinas de la revista Avance destruyendo parte del edificio de Paseo de la Covadonga 52 frente al Capitolio. Esa noche yo pensaba estar allí preparando un listado de tareas pendientes para irme por primera vez de vacaciones, lo que por supuesto no ocurrió. Un providencial dolor de cabeza me hizo cambiar los planes y llamar al amigo Ismael Torres para decirle que no me tenía que sustituir en la moderación de Cara a cara ante el país, como yo le había pedido, pues yo iba a hacer el programa.

Una vez terminada la grabación me dirigí al apartamento de Eneida Molina que ese día cumplía años. Allí estábamos ajenos a la explosión hasta la llegada del director gráfico de la revista, el destacado pintor Félix Rodríguez Báez quien creyendo que estábamos al tanto de lo ocurrido, exclamó "Qué terrible lo de la bomba de Avance". Imaginarán nuestra reacción.

Salimos hacia el Paseo de la Covadonga donde los bomberos trataban de apagar las llamas. Allí nos encontramos con uno de los fundadores de la revista, Noel Colón Martínez, quien al vernos sentenció "El problema es que ahora la revista Huele a bomba."

Leer más...

(San Juan, 5:00 p.m.)  Es patético ver a Jay Fonseca defender su integridad periodística en el caso de los “hijos [ignacianos] del PUA”.  Resulta que hay periodistas del Telemundo PR involucrados en el escándalo que arremete contra el prestigioso Colegio San Ignacio, y como buen periodista, Fonseca alude que el destapó el escándalo, pero no indica los nombres de sus colegas pues “lo que pasa es que no somos irresponsables tirando sin confirmar”.

Este es el problema de los periodistas y prensa comprometida con los grandes intereses y el capital.  Fonseca cuida sus “buenas habichuelas”, sigue la línea editorial de su medio, y bajo ninguna circunstancia va a permitir dañar la imagen de su medio, o un colega, que simplemente participó de un esquema de corrupción junto a su hijo.

En otras palabras hasta el Colegio San Ignacio es hoy más radical que el propio Jay Fonseca cuando emite un comunicado de prensa.  En un comunicado circulado en el día de hoy, esta institución indica que: "Este tipo de actuación, de tener mérito, es inaceptable y está reñida con los valores morales y éticos que vivimos e inculcamos en nuestros estudiantes.

Leer más...

(San Juan, 2:00 p.m.) La gobernadora Wanda Vázquez, quien es una funcionaria no electa, aunque corriendo para ser seleccionada en las primarias internas del Partido Nuevo Progresista (PNP) como candidata a la gobernación en las próximas elecciones , tiene más [salva] vidas que un gato.  Se alega que los gatos y las gatas tienen siete vidas, pero la gobernadora ha demostrado tener vida y suerte. 

No solo había pasado por una investigación ante la Oficina del Fiscal Especial Independiente a fines del 2018, de la cual salió exitosa.  No ha logrado que se le forme una protesta permanente en su contra, salvo unos días de calentamiento social en enero del 2020.

Pero luego de los terremotos de enero de 2020, llegó la pandemia y cuando todo iba saliendo más o menos bien y el país normalizándose ahora viene una tormenta.  Es decir, las condiciones medio ambientales y de salud, se han convertido en un ventilador artificial a beneficio de Wanda Vázquez Garced.

De salir airosa en del sistema atmosférico que se avecina, a una semana de las primarias, la gobernadora asume un respiro sin igual.  Este evento, las próximas 48 horas determinan si sobrevive o no antes de las primarias. Lo cómico es que ya se olvidó el país de si ella tiene o no una investigación ante él la oficina del Fiscal Especial Independiente. La memoria nos falla a todos. Pensemos.

La noticia de los cargos por violación del artículo 3.5 de la Ley contra la Violencia Doméstica, mejor conocida como Ley 54 contra Pedro Julio Serrano no deja de rondarme la cabeza.

Leer más...

Más artículos...