Los tres monitos y las nueve palabras

Pasaron meses, antes de que me decidiera a salir nuevamente con mis amigos: los tres monitos. De antemano quedamos en que iríamos al sagrado espacio de El Yunque, y que durante el trayecto sólo escucharíamos música, música como para idiortizarnos los sentidos y no pensar en el asesinato de turno, la corrupción cotidiana, o la puerilidad de ocasión discutida en los medios acerca de los colmillús en los puestos electivos. Por lo anterior, el monito que se tapaba la boca le recordó al que se tapaba los ojos que pusiera, en el equipo musical del auto, el cd que había traido el monito que se tapaba los oídos. Al principio creí que se trataba de un compacto de la agrupación de pop de los sesentas, The Monkees. Ya me imaginaba que escucharía de camino canciones como Last Train To Clarksville o I’m A Believer. Pero no, el grupo de rock seleccionado era uno que se nombraba como The Artic Monkees, y bueno, qué puedo decir del resto del camino. Los monitos, como si estuvieran electrificados, se movían de ventana a ventana en el nissan noventoso que por obra y gracia divina todavía camina. Todo iba bien hasta que entraron a entonar la canción Si estuviste ahí, ten cuidado.

Leer más...

A mediados del mes de julio, para ser precisos el 16 de julio, la señora Catalina Reyes, una mujer de 85 años iba conduciendo su vehiculo de motor, impacto otro automóvil, y no se pudo detener. Fue perseguida por el policía municipal Emmanuel Ortiz Díaz, quien le disparó en siete ocasiones, impactando dos de ellas en el parabrisas frontal del vehículo. En el día de ayer, al policía Ortiz Díaz le radicaron cargos por tentativa de asesinato y violación de ley de armas.

Leer más...

Todo comenzó con un reportaje publicado en 2010 sobre una nueva rectora en el Recinto de Carolina de la Universidad de Puerto Rico. En el tercer párrafo se menciona que ella reemplazaba a Angel M. Maldonado, quién había renunciado bajo presión, de acuerdo al artículo periodístico.

Leer más...

El pasado viernes, en medio de un centro comercial de uso común los ciudadanos de a pie, agentes de seguridad del gobierno de los EE.UU, realizaban una transacción con unos supuestos narcotraficantes. La historia tiene varias versiones, pero la dominante es que seis narcotraficantes vinieron a comprar cinco kilos de drogas a unos sujetos que resultaron ser parte del operativo federal. Así las cosas, cuando los compradores presentaron 300 mil dólares, los federales indicaron que era un operativo y se desarrolló en ese momento una balacera. Dos de los narcotraficantes fueron asesinados en el acto, los otros tres fueron arrestados.

Leer más...

Están en todas partes. Sus balas explotan, y cuando no, suenan como monedas. ¿Cuántos productores de armas hay en el mundo? ¿Cuántos traficantes y compradores? ¿Cuántos compran y venden acciones en la bolsa de valores pertenecientes a las corporaciones de armamentos? ¿Cuántas balas hay en ‘la calle’? Muchos más que piernas y brazos, que cabezas; mucho más que gente, humanos; mucho más que animales… Muchas.

Leer más...

El director interino de la oficina de oficina ICE-HSI, encargada de los operativos federales para el control del narcotráfico en Puerto Rico, Ángel Meléndez, justificó que su intervención en un centro comercial a plena luz del día, con cientos de consumidores, en la cual murieron dos personas, se justifica como una acción necesaria. En particular Meléndez indicó, que tienen que ir allí donde se reúnen y comercian los narcotraficantes.

Leer más...

El pasado 17 de julio, Emanuel Ortíz Díaz, le propinó siete disparos al vehículo que conducía una anciana de 85 años en la municipalidad de Guaynabo. Todo, porque la anciana no se detuvo luego de haber tenido un accidente con otro vehículo. Pero aún, los siete disparos fueron realizados con la intención de dar muerte a la anciana. Dos de ellos entraron por el parabrisas en el lado donde se encontraba ella. Como ella alegó, está viva de milagros.

Leer más...

Más artículos...