alt(San Juan, 1:00 p.m.) Para aclarar verdades sobre el saqueo que hace el Partido Nuevo Progresista (PNP) cada vez que llega a la Fortaleza, he decidido contar la historia. Paro eso mi recuerdos, no obstante le pregunté y lo corroboré con Julio Quirós de la Fundación Luis Muñoz Marín.

Este me contestó "Hola Elsa: Esto es terrible. Ya desde los tiempos de los gobernadores norteamericanos se habían robado las pertenencias que tenía la Mansión Ejecutiva. Fue Doña Inés con la ayuda de Teodoro Vidal y Ricardo Alegría que comenzaron un proyecto en 1953 para devolver la dignidad a La Fortaleza. Doña Inés comentaba que cuando Muñoz entró a Fortaleza era una casa vacía sin muebles. Poco a poco se comenzó a identificar personas que tenían muebles antiguos y comenzaron así a comprar dicho mobiliario o a recibirlos como donativos. De esta manera en 1957 se pudo abrir la Fortaleza para que fuera visitada, sobre todo por los estudiantes puertorriqueños".

En cuanto al escritorio de Muñoz, Antes de la renovación de La Fortaleza, la gobernadora Sila Calderón lo donó a la Fundación Luis Muñoz Marín donde aún se encuentra. Ella estaba preocupada que cosas como estas sucedieran y el escritorio que tiene un gran valor histórico pudiera perderse.

Leer más...

Jenniffer González - Wikipedia[Nota editorial: en el 2012, ante sucesos que se describen en el texto de esta carta un grupo de activistas e intelectuales boricuas, tomó la iniciativa de enviarle una carta a la Comisionada Residente Jennifer González.  Hoy ante los eventos que ocurren en los EE.UU. a la luz del asesinato de George Floyd, a manos de un policía racista, creemos oportuno enviar este mensaje a la comisionada quien es miembro del Partido Republicano y ha hecho silencio total ante los eventos en la metropolí].

9 de agosto de 2012

Honorable Jenniffer A. González Colón, Presidenta

Cámara de Representantes de Puerto Rico

San Juan, P.R.

Estimada Presidenta González Colón:

Los aquí firmantes repudiamos las expresiones racistas en las redes sociales de la asesora legislativa, Sra. Heidi Wys. Como puertorriqueños, puertorriqueñas y residentes en Puerto Rico plenamente comprometidos con el respeto a la dignidad de todos los seres humanos reclamamos que los funcionarios públicos de nuestro gobierno manifiesten consistentemente su obligación de promover los principios de esencial igualdad. En la medida que nuestros funcionarios públicos y políticos incumplen con su obligación de combatir el racismo, promueven su perpetuación. Reclamamos de su parte las acciones que sean necesarias para enviar un mensaje contundente e inequívoco de que usted rechaza esas expresiones racistas.

La lucha contra el racismo debe constituir un interés público de la mayor prioridad. La Carta de Derechos de nuestra Constitución prohíbe toda forma de discrimen por motivo de raza y color, y mandata que “tanto las leyes como el sistema de instrucción pública encarnarán estos principios de esencial igualdad humana”. Al aprobar este mandato en 1952 el Pueblo de Puerto Rico reafirmó su rechazo a la discriminación por motivo de raza y color expresada previamente en la Ley de Derechos Civiles de 1943.


Esa expresión nuestra se adelantó a los Estados Unidos ya que durante ese período prevalecía allí la discriminación racial legal. No es hasta la aprobación por el Tribunal Supremo de los Estados Unidos en mayo de 1954, de la decisión Brown vs Board of Education, que se inició formalmente el camino legal para desmantelar la discriminación racial en dicha nación.


Hoy, en el siglo 21, el Pueblo de Puerto Rico tiene la obligación de retomar la bandera de la igualdad racial que enarbolaron Betances, Rafael y Celestina Cordero, Schomburg, Barbosa, entre muchos otros y otras. La humanidad reiteradamente ha reconocido que el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y las formas conexas de intolerancia constituyen obstáculos al pleno disfrute de los derechos humanos.


Es por ello que la lucha contra todas las formas de racismo está estrechamente vinculadas a los esfuerzos por garantizar igual acceso a la educación, la salud, la vivienda, el trabajo, la política, el medio ambiente, la cultura, la seguridad y la paz. Dado que los gobiernos tienen la responsabilidad de garantizar las condiciones de igualdad, inclusión y respeto de la dignidad de todas las personas, necesariamente tienen la obligación indelegable de combatir el racismo en todas sus manifestaciones.


En la Declaración de la Conferencia Mundial contra el Racismo, celebrada en Durban, Sudáfrica en 2011, las Naciones Unidas plantearon que las legislaturas juegan un papel fundamental en “la tarea de adoptar legislación apropiada, supervisar su aplicación y asignar los recursos financieros necesarios” para la lucha contra el racismo. El Pueblo de Puerto Rico no espera menos de todas las personas que integran nuestra Cámara de Representantes, electos y no electos.


La Declaración de Durban reafirmó que “la estigmatización de las personas de diferentes orígenes mediante actos u omisiones de las autoridades públicas, las instituciones, los medios de información, los partidos políticos o las organizaciones nacionales o locales no es sólo un acto de discriminación racial, sino que además puede incitar a la repetición de tales actos, resultando así en la creación de un círculo vicioso que refuerza las actitudes y los prejuicios racistas, y que debe condenarse.”


Urgimos a todas y todos los funcionarios públicos y políticos a desistir y rechazar inequívocamente el uso de lenguaje degradante y los estereotipos negativos. Deploramos los intentos de soslayar o minimizar la existencia de racismo en nuestro país. La situación surgida con los comentarios de su ayudante y la manera en que hasta ahora usted ha manejado la situación envía ese mensaje también. El invisibilizar el racismo es pernicioso, y sólo logra distanciarnos de la concertación necesaria para combatir este flagelo de la humanidad.

 

El uso del racismo como arma política no sólo demuestra que quienes lo usan son racistas, sino que esgrimen esta arma en la confianza de que entienden o creen gozar del apoyo de la mayoría de los residentes de nuestra isla. Entienden que con actuaciones o comentarios racistas, a veces disfrazados de bromas, nos pueden atraer para su causa. Nada más lejos de la verdad. Rechazamos las expresiones de la señora Wys y no aceptamos su ejercicio de disculpa. Su presencia en el servicio público atenta contra la confianza en la Asamblea Legislativa. El cuerpo de asesores y asesoras y otros funcionarios legislativos tiene la seria responsabilidad de apoyar la función legislativa, y por ende deben reflejar los valores de las personas para quienes trabajan en una cercanía de total confianza. Le estaríamos haciendo un flaco servicio al país si ignoramos o minimizamos las graves implicaciones para la imagen de la Cámara de Representantes como consecuencia de las expresiones racistas de la Sra. Wys.


El combate contra el racismo tiene que integrar a todos los sectores sociales. Por ende, todos los partidos políticos que aspiran a tener representación en la Asamblea Legislativa también comparten la responsabilidad de promover una sociedad libre de racismo y discriminación. Reclamamos por igual a todos los políticos un compromiso de rechazar todo lenguaje racista y estereotipado durante la campaña electoral en curso y de apoyar iniciativas por la igualdad racial.


El legado histórico, cultural y social de las africanas y los africanos y afrodescendientes es parte del legado de Puerto Rico y de toda la humanidad. Hoy, las atletas y los atletas afro puertorriqueños en los Juegos Olímpicos configuran nuestra unidad dentro de nuestras profundas diferencias y divisiones.


Todas las personas que residimos en Puerto Rico, Honorable Presidenta, esperamos que nuestra Cámara de Representantes también enarbole la bandera de la igualdad racial. Creemos que compartimos el sueño del Dr. Martin Luther King, Jr. de una sociedad donde las personas no sean juzgadas por el color de su piel sino por la integridad de su carácter.


Atentamente,

Lic. Ana Irma Rivera Lassen

Dra. Palmira N. Ríos González

Dr. Carlos Severino Valdez

Dra. Mayra Santos Febres

Eneid Routté Gómez

Dra. Idsa Alegría Ortega

Dr. Aarón Gamaliel Ramos

Dr. José Javier Colón Morera

Dr. Hermenegildo Ortiz Quiñones

Rev. y Dra. Agustina Luvis

Lic. y Rev. William Fred Santiago

Lester Caleb Santiago

Dr. Luis Rivera Pagán

Dr. Daniel Nina

Dr. Roberto Mori

Katherine M. Cepeda Rivera

Dra. Vicky Muñiz Quiñones

Lic. Osvaldo Burgos Pérez

Dr. Raúl Cotto Serrano

Dra. Elizabeth Crespo Kebler

Lic. José I. Irizarry Yordán

Dra. Isabel Feliciano Giboyeaux

Dra. María J. Canino Arroyo

Pedro Julio Serrano

Dra. Ivonne Moreno

Dra. Maritza Stanchich

Manuel Perfecto

Dr. Víctor I. García Toro

Rev. y Lic. Ángel L. Rivera Agosto

Lic. Charles S. Hey Maestre

Dr. Raúl Quiñones Rosado

Dr. Francisco J. Echegaray

Juan Franco Ortiz

Nitza Seguí Albino

Ricardo L. Vargas Molina

Rafael L. Zúñiga Rodríguez

Héctor Meléndez Lugo

Dra. Mariluz Franco Ortiz

Choco Orta

Dra. Sara Benítez

Dra. Ada Verdejo Carrión

Dr. José Toro Alfonso

Lic. René Pinto Lugo

Dr. y Lic. Ediberto López Rodríguez

Dr. Antonio Gaztambide

Luis Rodríguez Moisés Méndez López

Dra. Gisela Negrón Velázquez

Rvdo. Jaime Rivera Solero

Dr. Argeo T. Quiñones Pérez

Ernesto Cordero

Miguel A. Poupart Cuadrado

Dra. Ruth Nina

Dr. Marcial Ocasio Meléndez

Dr. José Luis Ramos Escobar

Lic. Eduardo Villanueva

Luisa I. Acevedo Zambrana

Dra. Carmen Delia Sánchez

Dra. Inés Canabal

Dra. Irma Serrano García

Dra. Yari L. Colón Torres

Marcia Quiñones

Arleen Vélez Díaz

Dra. Sheila Rodríguez Madera

Mildred De Santiago Serrano

Ricardo Rodríguez Irizarry

Marta Rivero Méndez, RN, DNS

Dra. María Cristina Rodríguez

Olga Orraca Paredes

Dra. Waleska J. Rivera Oquendo

Dra. América Facundo

Elizabeth de la Cruz

Profa. Ivonne Denis Rosario

Dr. Nelson Colón Tarrats

Leticia Ruiz Rosado

Mirla Méndez Solano

Luz Elena Sánchez

Yolanda Arroyo Pizarro

Luz Elena Sánchez

Juan L. Bonilla González

Dr. Eugenio García Cuevas

Dra. Arelis Quiñones Berrios

Benjamín Santiago Torres

María Elba Torres Muñoz

Dra. Rosa Rivera Álamo

Nélida Torres Burgos

Milagros A. Méndez

Dra. Maria Rosado Ramos

Dr. Salvador Santiago

Dra. Ivelisse Rivera Bonilla

Dr. Don E. Walker

Dra. Adriana Garriga López

Dr. Lowell Fiet

Sister Luz L. Visto Acosta, CSJ

Myriam Vélez Galván

Lcda. Elizabeth Viverito Escobar

Dra. Licely E. Falcón Del Toro

Dra. Elizabeth Miranda

Kamir Garcés

Evelyn Otero Figueroa

Gloria E. Quiñones Vicenty

Marcia Rivera Hernández

Dr. Plácido Gómez Ramírez

Juanita Aponte Morales

Alfonso Román

Andrés Vargas Molina

Ángel A. Ruiz Laboy

Margarita Mergal

Dra. Lourdes A. González Vázquez

Sonia M. Serrano Rivera

Lic. Judith Berkan

Prof. Roberto Ramos Perea

Zoraida Santiago Buitrago

Nilsa Otero Figueroa

Dra. Joahanna Emmanueli Huertas

Ivette López Jiménez

Bárbara I. Abadía Rexach

Caridad Sorondo Flores

Lic. Celina Romany Siaca

Magali Carrasquillo Ramírez

Prof. Juan Manuel Carrión Hjalmar

Flax Iyari Ríos González

Juan A. Figueroa Rivera

Iris de la Rosa

Graciela Santos

Lic. Jessica Rodríguez Martin

Lidia Plantón

Rafi Escudero

Laura Homar-Damm

Lcda. Verónica Rivera Torres

Profa. Rosa Velázquez

Samantha Love

Karlo

Ricardo Gil Cardona Perez

Edna Lee Figueroa

José O. Flores Castro

Glorimar Urbina Alcaraz

Cynthia Santiago Martínez

Nilda M. Castro Vega

Robert R. Díaz Morales

Pedro Manuel Cardona Roig

Karla Jasmín Pagán Colón

Luis A. Santiago-Calderón

alt(San Juan, 9:00 a.m.) La esclavitud inventada por el emergente imperio español y portugués, como forma de administrar la producción y mano de obra en el continente definido como América, aún no ha desaparecido. Luego de más de un siglo de haber sido abolida en todo el continente, y superada de distintas formas y maneras, aún seguimos padeciendo del legado horrible de esta práctica de control y dominación. Su penúltima víctima, George Floyd, un hombre afroamericano de Minneapolis en el estado de Minnesota. El mismo fue asesinado hace una semana por un policía blanco mientras lo arrestaban.

El problema ya no es ni el hombre negro asesinado, ni el policía blanco asesino. El problema es uno de dominación y control, un asunto de naturaleza cultural que no se ha resuelto en los EE.UU., pese que los afroamericanos en dicho país, que constituyen el 12 por ciento de la población ya han alcanzado todas las fronteras de dicho país, incluyendo la presidencia. Pero la cultura de dominación y control no cambia.

Hoy Minneapolis está en llamas, literalmente hablando. El cuartel de la policía fue incendiado y destruido, y la policía local asesinó a unos de los manifestantes. El gobernador del estado, ha movilizado a la Guardia Nacional para intentar resolver el asunto.

Leer más...

alt(San Juan, 12:00 p.m.) No es posible, que de la noche a la mañana, el GFR Media, el País de España, la organización Human Right Watch, y la Universidad John Hopkins, han abierto una campaña de descrédito contra el gobierno de democrático de Venezuela, dirigido por Nicolás Maduro. Es patético que la campana se dé luego de la aparatosa derrota internacional de haber quebrado el embargo de petróleo y productos afines, que el gobierno de Washington le había impuesto al de Venezuela, deteniendo el comercio internacional con este país. Se quebró por vía del intercambio comercial que hicieron los gobiernos de Irán y Venezuela, donde cinco buques repletos de gasolina llegaron al país latinoamericano.

Ahora bien, la campaña surge luego de dos derrotas, una militar el pasado 3 y 4 de mayo, y ahora otra económica desde el pasado 23 de mayo cuando llegaron los buques. El descrédito debe ir dirigido al GFR Media, en Puerto Rico, como para el resto de los portavoces internacionales, quienes a pedidos y subvencionados por fundaciones de derecha, iniciaron al unísono una campaña de descrédito. Ni eso saben hacer bien: disimular una campaña de descrédito.

Lo que sí ha sabido hacer bien el gobierno de Venezuela, es educar a la izquierda global que la mejor muestra de respeto, parte de la premisa de hablar a partir de los hechos fácticos como objeto cierto. Es por data que se habla, y así lo ha mostrado el gobierno de Venezuela que cada vez que surge una campaña de descrédito la neutralizan con datos inmediatamente.

Leer más...

alt(San Juan, 10:00 a.m.) Si indagamos un poco puede que encontremos que el asesinato de George Floyd en Minneapolis, no fue precisamente causado por el racismo. Creo que si le preguntan al asesino, el agente Chauvin, contestará que no es racista, que tiene buenos amigos negros, latinos y asiáticos.. De hecho, uno de los agentes que participó en el arresto y muerte de Floyd es de ascendencia asiática. Ambos, la víctima y el victimario, trabajaban ocasionalmente como “agentes privados de seguridad” en restaurantes y discotecas. Al occiso lo llamaban “Big Floyd”..

El agente Chauvin es un “trigger-happy”. Se le vincula a diversos escenarios de batallas a tiro en las calles de Minneapolis..

Chauvin mató a Floyd no por odio racial, sino por su inclinación profesional a la violencia. Respondió de la forma que le enseñaron a reaccionar: violentamente.

Los agentes policiacos no son ángeles de la guardia, aunque a veces pueda parecerlo. La Policía – junto al ejército – es la fuerza armada del Estado. Es el ejercicio de la violencia oficial.

Leer más...

altLlegó la hora de la verdad. La gobernadora Wanda Vázquez se reunió con la secretaria de Justicia Dennise Longo Quiñones para evaluar el propuesto Código Civil!

"Me reuní con la secretaria de Departamento de Justicia, Dennise Longo Quiñones, funcionarios del Departamento y asesores para evaluar con detenimiento el proyecto del Código Civil que estamos próximos a recibir. Me reafirmo en que nos aseguraremos que no se vulneren derechos adquiridos", reiteró la primera ejecutiva.

Vázquez había adelantado que estaría evaluando los diferentes cambios que ha tenido el nuevo Código Civil de Puerto Rico, que fue aprobado la semana pasada en la Legislatura.

El resultado de esa evaluación, dijo, lo estaría dejando saber por medio de un mensaje.

Lo que dice el nuevo Código

Regula la vida del ser humano desde que nace hasta que muere.

Estigmatiza a las personas transgénero al limitarles la posibilidad de modificar su sexo en el certificado de nacimiento.

Leer más...

alt(San Juan, 1:00 p.m.) Por meses la prensa de Puerto Rico, en particular el GFR Media, no había comentado nada de la situación política en Venezuela. No comentaron del fallido desembarco de mercenarios, patronizados por el auto proclamado presidente Juan Guaidó, los cuales fueron muertos en combate o arrestados. Un soberano fracaso. Ahora bien, en la semana que cuatro buques cargueros de gasolina de la República Islámica de Irán, entraron al puerto de El Palito, en Venezuela, la prensa ha comenzado a contrarrestar el golpe mediático de un país soberano, con noticias falsas, inventadas y de poco entendido informativo para desacreditar al gobierno democrático de Nicolás Maduro.

Es patético que en la colonia, los más colonizados sean los sistemas mediáticos y de prensa corporativa que actúan bajo pauta, noticias pagadas, o bajo tendencias mediáticas definidas por Washington. Es patético, pues la noticia que habría que destacar es que por primera vez en la historia del mundo, Irán vende hidrocarburos en América, y que esto pasa en una zona que hasta esta semana el gobierno de los EE.UU., reclama como "su traspatio" y zona de influencia geopolítica.

Mientras que en Puerto Rico la prensa se dedica a comentar desde una óptica colonizada de que Nicolás Maduro es un dictador, o compró con oro o dólares los hidrocarburos (gasolina, químicos y petróleo, entre otros), el país latinoamericano se presta a relanzar su industria petrolera, la cual ha sido víctima de un embargo sin precedentes de los EE.UU. contra ellos.

Leer más...

alt(Montevideo, 10:00 a.m.)El 20 de mayo de 1976 aparecieron en Buenos Aires los cuerpos del ex senador Zelmar Michelini, el expresidente de la Cámara de Representantes Héctor Gutiérrez Ruiz y los militantes Rosario Barredo y William Whitelaw. Uruguayos exiliados en Argentina. Asesinados por agentes de la represión. Víctimas del terrorismo de Estado.

Seguramente no fueron asesinados el 20 de mayo, pero el día es lo de menos. Lo importante es que esa fecha se ha constituido en uno de los emblemas máximos de la defensa de los derechos humanos y del reclamo por verdad y justicia que existe en Uruguay.

El 20 de mayo millares de personas salen a las calles a marchar por la principal avenida de Uruguay, a reclamar por conocer el destino de nuestros desaparecidos, a exigir saber la verdad, qué pasó con ellos, en dónde están.

Pero esta última vez fue diferente. La pandemia del coronavirus obligó a cancelar una marcha que siempre es multitudinaria en su forma presencial, pero como antaño, en los años de plomo, nada ni nadie puede hacer callar las voces del silencio.

Leer más...

Más artículos...