altA la memoria del profesor Marco Gandásegui

Las epidemias siempre han existido y seguirán existiendo por dos motivos básicos: vivimos en la naturaleza y somos parte de ella, junto con las bacterias y los virus, por un lado; por otro, porque somos seres sociales, convivimos e interactuamos en colectividad, y esa es la principal característica que ha hecho fuertes a los humanos por encima de otras especies, pero, a su vez, es de donde se aprovechan virus y bacterias para transformarse en epidemias y, gracias a la globalización, en pandemias.

Frente a las epidemias son las ciencias, en particular las ciencias médicas, las que nos han dado y nos seguirán dando las armas para combatirlas y sobrevivir como especie. Lo que la medicina no puede resolver es cómo se reparte la carga social que ha significado la pandemia en el sentido económico. Eso pertenece al campo de la política y, por ende, lo deciden quienes tienen el poder, es decir, la clase económicamente dominante, y quienes desde abajo se les oponen y resisten defendiendo sus derechos, luchando por un mundo distinto. En esto consiste la lucha de clases.

Panamá: un gobierno al servicio de la burguesía

En Panamá eso se ha visto plenamente confirmado con el manejo que ha hecho el gobierno Cortizo-PRD de la epidemia del COVID-19. Nunca en la historia fue tan evidente para la absoluta mayoría de las personas en este país que el gobierno defiende primordialmente los intereses de la clase dominante, así sea a costa de la vida de las clases populares. Primero el mercado y el capital que la vida y la salud.

Leer más...

(San Juan, 1:00 p.m.) El capital se ha puesto de acuerdo para reabrir el país. Los peores días del confinamiento, todo indica, han pasado. No me lo inventé yo. Es como la narrativa de la tendencia periodística, nos cuenta el presente. Ahora con 2,200 millones de dólares donados por el gobierno de los EE.UU. a Puerto Rico, todo el mundo se olvida de los casi dos meses de encierro. Ahora es momento de volver a salir a la calle, para consumir. Es momento de tomar "venganza". La forma más adecuada, dicen las tendencias, es desquitarnos consumiendo, locamente consumiendo, con todo lo que hemos vivido.

Pues bien, la protesta, la espontanea y la organizada, exigiendo cero corrupción, que se compren las pruebas, que se hagan las pruebas, que reabran la pagina de estadísticas del gobierno de Puerto Rico, en fin, cambiar de país, van quedando atrás. Plaza las Américas, el centro de todo, esta a días de reabrir. Por lo tanto, el entusiasmo es que podremos volver a Wal-Mart a comprar productos chinos, para garantizar que tenemos la misma vida que los chinos. Con o sin virus, pero la misma vida.

A 10 días de finalizar el tercer toque de queda (lockdown le llama la gobernadora) y de una reapertura organizada y cuidadosa, no hubo un solo pleito que detuviera el control autoritario que por vía de decretos nos impuso la gobernadora. Es una cosa terrible. Pero es el país que nos ha tocado vivir.

Tal vez lo más interesante que hemos vivido fue la experiencia de tener un territorio colonial, dirigido por una gobernadora anexionista, que impartió medidas soberanistas. Estuvimos cerca de exigir una declaración unilateral de independencia. Por el contrario, el coro colectivo, de la derecha y la izquierda, de los anexionistas y los independentistas, fue exigir un gobierno colonial no corrupto. Curioso. Pensemos.


alt(San Juan, 9:00 a.m.) Las Antillas Hispánicas están constituidas por Puerto Rico, Cuba y República Dominicana. Al 19 de abril de 2020, en las Antillas Hispánicas se han identificado 6,928 personas contagiadas con Coronavirus (COVID-19). El mayor número de personas con Coronavirus se ha dado en la República Dominicana, con un total de 4,680. De estas 4,680 personas, 226 ya han fallecido al 19 de abril de 2020. Por su parte, en Puerto Rico y Cuba se han identificado 1,213 y 1,035 personas contagiadas, respectivamente, habiendo fallecido 62 personas en Puerto Rico y 34 en Cuba.

En Puerto Rico el total de personas fallecidas con Coronavirus representan el 5.11 por ciento del total de los positivos, mientras que en la República Dominicana y Cuba, el total de personas fallecidas representan el 4.83 y el 3.29 por ciento, respectivamente, del total de los positivos. Las personas fallecidas dentro de las Antillas Hispánicas al 19 de abril de 2020 representan el 4.65 por ciento, el 4.73 por ciento en las Américas, el 4.84 por ciento en América Latina, el 5.29 en los Estados Unidos y el 6.98 por ciento a nivel mundial. Las personas recuperadas han sido 621 en las Antillas Hispánicas, de las cuales 363 personas corresponden a la República Dominicana, 255 personas a Cuba y 3 personas a Puerto Rico.

De los datos previos, se desprende que al 19 de abril de 2020 si bien en la República Dominicana se concentra la mayor cantidad de personas con Coronavirus en las Antillas Hispánicas (67.55 %), es en Puerto Rico (5.11 %) y la República Dominicana (4.83 %) donde se concentra el por ciento mayor de personas fallecidas con Coronavirus por país hispano-antillano. También, a base de los datos previos, se puede ver que en la República Dominicana se han identificado no menos de 3.86 y 4.52 veces, respectivamente, el número de personas con Coronavirus que en Puerto Rico y Cuba.

Leer más...

alt(San Juan, 1:00 p.m.) Experta salubrista con gran experiencia en gerontología, no solo es la más capacitada , sino que se hace necesaria su experiencia en este mundo amenazado por pandemias. Honrada y con excelente experiencia administrativa .

"Por ejemplo, el gobierno publica que al día de hoy se han administrado 7,973 pruebas, cuando en Utah van por 44,234 y en Connecticut van por 41,220. En Iowa, se han administrado 17,592 pruebas.

Estamos comparando estados con una población relativamente parecida a Puerto Rico. Si no hay pruebas administradas de manera masiva, no sabemos la realidad de la pandemia que estamos viviendo".

Leer más...

alt[Nota de los autores: Esta declaración fue firmada por más de 150 personas de varios países del continente americano (mismas que aparecen al final del documento), y responde a la grave situación política, económica y socialocasionada por el COVID-19, agudizadas por las acciones de los gobiernos latinoamericanos que únicamente buscan salvar a las grandes empresas. Si usted está de acuerdo con los argumentos y exigencias aquí planteados, le agradecemos que ayude con la más amplia divulgación de este documento. Súmese a esta campaña internacional para exigir que el peso de la crisis no recaiga sobre las espaldas de la clase trabajadora y la gente más humilde].

(Ciudad Panamá, 12:00 p.m.) El coronavirus (COVID-19) se expande exponencialmente y mata a cada vez mayores cantidades de seres humanos, cebándose con saña contra los más vulnerables: ancianos y ancianas, refugiados e inmigrantes, asentamientos urbanos y rurales sin agua potable, personas con algunas discapacidades, habitantes de la calle, pacientes de enfermedades crónicas.

Esta tremenda tragedia es agravada por el modelo neoliberal, que ha deteriorado al máximo los servicios públicos de salud.No obstante, con todo cinismoparte del gran empresariado, está utilizando la pandemia para reducir los ya maltrechos salarios, o para directamente lanzar al desempleo a la clase trabajadora. Se imponen medidas autoritarias, como “no salga de su casa”, en contextos donde dejan a la gente sin salario, gente desempleada, miles de seres humanos que sobreviven del sector informal que deben salir cada día a buscar el sustento de sus familias.Los gobiernos corren a “salvar” empresas, pero no destinan recursos de asistencia a las familias desempleadas, que son muchas desde antes de esta crisis.

Las medidas tomadas por los gobiernos no buscan salvar a la clase trabajadora y al campesinado pobre de las terribles consecuencias del Coronavirus. Solo intentan evitar que se siga profundizando la crisis del régimen capitalista. Poco o nada importan los padecimientos de los sectores excluidos de la sociedad. Su indolencia ha provocado que en algunas naciones estos sectores, por encima de las medidas de confinamiento, realicen protestas demandando salario, comida, medicamentos y protección sanitaria efectiva y gratuita. Nosotros nos colocamos al lado de las protestas y llamamos a una mayor coordinación y solidaridad entre las clases desposeídas.

Leer más...

alt(Madrid, 11:00 a.m.) El sistema dominante chino utilizaría la dictadura invisible del consumismo compulsivo de bienes materiales para anular los ideales del individuo primigenio y transformarlo en un ser acrítico, miedoso y conformista que pasará a engrosar ineludiblemente las filas de una sociedad homogénea, uniforme y fácilmente manipulable mediante las técnicas de manipulación de masas por el Politburó chino. Dichas técnicas habrían modelado el encefalograma plano de la sociedad china actual, conciencia acrítica favorecida por la asfixiante censura ejercida por el Gobierno en Internet que aunado con el finiquito del código deontológico periodístico habrían convertido a la mass media china en mera correa de transmisión de los postulados del Partido Comunista chino.

La teoría del Cisne Negro fue desarrollada por Nicholas Taleb en su libro “El Cisne Negro (2010) en el que intenta explicar “los sesgos psicológicos que hacen a las personas individual y colectivamente ciegas a la incertidumbre e inconscientes al rol masivo del suceso extraño en los asuntos históricos”, lo que explicaría el proceder del Politburó chino ante la actual epidemia de coronavirus. El pensamiento del Gran Líder, Xi Jinping, sería rígido e incorregible lo que le impele a no tener en cuenta las razones contrarias (ausencia de la necesaria empatía para conectar con la angustia y desolación que embarga a la sociedad y china ante el apocalíptico coronavirus que los asola) y tan sólo recogería datos o signos que le confirmen el prejuicio para convertirlo en convicción, lo que se plasmaría en la imposición de una censura total en las informaciones sobre el coronavirus en Internet.

¿Es China el Big Brother orwelliano?

Leer más...

alt(San Juan, 10:00 a.m.) ¿Como puedo yo negar tajantemente que un dios no existe?

Hace un tiempo atrás, un ex-seminarista católico convertido en abogado prominente, intentó de incorporarme a la organización de ultraderecha Opus Dei, que predica una especie de calvinismo aunque es un movimiento católico. Acepte sus invitaciones por un tiempo sumamente corto ya que mi padre acababa de fallecer, y este abogado creyó que yo necesitaba algún tipo de guía religioso en ese momento de angustia.

Este era un buen hombre, pero la creencia de que hay alguien esperándome allá en los cielos, donde nos reuniremos toda mi familia y amigos fenecidos. no lo puedo digerir, que me perdonen los lectores católicos.

Note que en las reuniones de Opus Dei lo que había era puro hombre. Casi no vi mujeres en sus reuniones, o “retiros”, como ellos le llaman. Reconocí a algunas personas, metidos ya en la tercera edad y acaudalados. Parece que creían que, Dios mediante, este ente pro-Francisco Franco les garantizaría un pase VIP a las puertas de San Pablo.

Si he sentido dos momentos de ondas espirituales. Las dos que me pasaron cuando era estudiante en la Universidad de Puerto Rico.

Esto fue antes de que en un curso con la profesora Luce López-Baralt, leí al poeta místico San Juan De la Cruz.

Leer más...

alt(San Juan, 1:00 p.m.) Pese a toda la publicidad alocada, las estadísticas que reflejan la pruebas realizadas hoy sobre el coronavirus, se mantienen estables, sin ninguna alteración según ha sido la norma en las pasadas dos semanas. Con un total de 9829 pruebas realizadas, se refleja un total de 1043 caso positivos, para un 12.5 por ciento del universo. Ese número, pese al incremento en pruebas realizadas no ha variado.

De otro lado, el total de personas que han dado negativo, asciende a 7315 casos. Esto sigue reflejando un sólido 87.5 por ciento, lo cual se ha mantenido como un patrón consistente. Por lo tanto, pruebas con resultado negativos y positivos, siguen manteniendo una misma tendencia. Aumentar el universo de pruebas, puede darse, con la salvedad que no necesariamente va a refleja un aumento de los casos positivos. Esto no es vudú, sino el efecto de las políticas de aislamiento.

En cuanto al total de muertes reflejadas al día de hoy son 56. Esto hay que explicarlo pues en el proceso la Comisión Especial de Médicos, así como el Departamento de la Salud abrieron una variante. Por un lado, las muertes oficiales con certificado positivo de Covid-19, son en total 37. Bajo todo análisis, es un porciento muy bajo y controlado. Por otro lado, el total de muertes certificadas por médicos, a personas que no se le hizo prueba alguna, pero según los médicos reflejan los síntomas, son 19.

Leer más...

Más artículos...