(San Juan, 9:00 a.m.) En Puerto Rico, el día 6 de enero se celebra en Puerto Rico como el Día de los Reyes Magos. La celebración forma parte de la tradición que como pueblo latinoamericano y caribeño, nos llega del pasado colonial bajo España. La fecha forma parte del conjunto de festividades de la Navidad, teniendo gran arraigo en nuestro pueblo. Para los Estados Unidos esta fecha, particularmente aquel 6 de enero de 2021, tiene otro significado. Se trata del primer aniversario de la intentona golpista de un presidente que se negó a reconocer su derrota en las elecciones y pretendió imponer su voluntad a través de la convocatoria a sus seguidores para la toma por asalto de la sede del Congreso Federal, el Capitolio de los Estados Unidos.

Leer más...

(La Habana, 12:00 p.m.) El diario La Jornada defendió hoy en un editorial el derecho de asilo de Julián Assange, fundador de WikiLeaks, quien sufre serios problemas de salud como han documentado numerosos testigos.

El periódico mexicano recordó que en su primera conferencia matutina de este año el presidente Andrés Manuel López Obrador reveló que en los últimos días del Gobierno de Donald Trump (2017-2021) le pidió por escrito que fuera exonerado de los cargos que fabricó en su contra la justicia de Estados Unidos.

Allí reiteró el ofrecimiento de su Gobierno de brindarle asilo al informador australiano, asimismo, consideró que Washington “debe actuar con humanismo” ante el hecho de que “Assange está enfermo y sería una muestra de solidaridad prestarle asilo en el país en el que él decidiera vivir”.

Recordó que Assange está detenido en una prisión londinense a la espera de que la Corte Suprema de Reino Unido decida sobre una apelación de la defensa para impedir su extradición a Estados Unidos, donde enfrentaría 18 cargos y una condena de 175 años de cárcel, y sometido a condiciones carcelarias que agravan su quebrantada salud.

A diferencia de lo que pretende hacer creer el ejecutivo de la superpotencia, el informador procesado no es ni un espía ni un ciberdelincuente, sino un individuo que decidió sacar a la luz los secretos más sórdidos de diversos gobiernos con información obtenida mediante filtraciones digitales, aseguró el diario.

Así, explica todo lo concerniente al caso para demostrarlo, como en 2010 cuando WikiLeaks dio a conocer al mundo documentos que probaban la comisión de crímenes de lesa humanidad por las fuerzas estadounidenses y de sus aliados en las guerras de Afganistán y de Irak.

Al año siguiente, el activista entregó a varios medios informativos del mundo –entre estos La Jornada– los llamados “cables del Departamento de Estado” que permitieron conocer las inescrupulosas e injerencistas prácticas diplomáticas de Washington en diversos países.

En la elaboración periodística de ese material, este diario dio a conocer, por ejemplo, informes del exembajador estadunidense Tony Garza, en los que se jactó de desempeñar un papel central en la consolidación de Felipe Calderón en la presidencia.

También un despacho que documenta la oferta formulada por el entonces secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna (preso y juzgado en Estados Unidos), al exsecretario de Seguridad Interior del país vecino, Michael Chertoff, de brindarle “pleno acceso” a toda la información de la inteligencia mexicana.

Es claro que el afán del gobierno de Estados Unidos de perseguir a Assange no responde a un celo de combatir delitos comunes sino a un designio de venganza por el descrédito que sus instituciones experimentaron debido a las revelaciones de WikiLeaks, concluyó La Jornada.

(San Juan, 9:00 a.m.) Comienza un nuevo año. En la lógica judeo cristiana de la historia, el año 0 marca el comienzo de la creación a partir del mesías, Jesús Cristo, y a partir de ahí, nuestra civilización lo asume como normal. Por lo tanto, en 365 días, es decir lo que le tarda a la tierra circunnavegar el astro del Sol, volveremos a celebrar un nuevo año. Sean los cristianos, sea Galileo, o sea Stephen Gould, usted decide, pero tiene 12 meses, un aproximado de días y horas, para lograr sus hazañas.

Leer más...

(San Juan, 1:00 p.m.) Volver al 2022, cuando no se ha terminado el 2021, es como hablar sin sentido. Realmente hablando, de intentar no vivir lo vivido durante este año, en aras de no repetirlo el año entrante.

Ha sido un momento dificil. Pero sin lugar a dudas el primer año de la administración de Pedro Pierluisi, ha sido por decir lo mínimo, decepcionante. En la medida que la corrupción dentro de su partido sigue cabalgando sin control es muy difícil apostar a un gobierno limpio y eficiente desde su perspectiva.

Leer más...

(San Juan, 1:00 p.m.) Si usted cree en las revoluciones, usted siempre debe creer en ellas.  Pero, en medio de la crisis de identidad colonial, los colonizados, todas y todos nosotros, asumir una posición en contra de un bando insurrecto, porque no le cae bien a  uno ese grupo, es participar en la lógica del colonizador y su bienestar.  De mi parte, jamás. El bienestar del colonizador equivale siempre al la falta de bienestar de nosotros, los colonizados.

Las insurrecciones son necesarias.   Los boricuas han sido insurrectos. En el 1954, atacaron el Congreso federal, como un acto de adelantar la independencia de Puerto Rico.  En el 1921, las fuerzas del pueblo americano, alineadas con el Partido Republicano, por lo que ellos creían en ese momento sobre las elecciones de noviembre de 2020, atacaron el congreso.  Por lo tanto, cada cual, por su justificación lo ha hecho.

Ahora bien, podemos discrepar, pero cada cual justifica sus acciones. Nosotros, y bajo el Partido Nacionalista, o el Partido Socialista Puertorriqueño, o el Ejercito Popular Boricua-Macheteros, hemos justificado atacar al colonizador.

Lo interesante es que los boricuas, tal parece, se han movido al centro y acabaron respaldando a la otra derecha, la que no cree o no le conviene la insurrección.  Discrepo.  Prefiero pensar que las insurrecciones adelantan crisis políticas y luego se resuelve, por aquellos en el poder, cual es la responsabilidad de cada cual. Hay que ser cuidadoso de no apoyar una lógica del colonizador y terminar siendo políticamente conservadores.  Pensemos.

(San Juan, 9:00 a.m.) Hay una interesante película en estos días que se llama Don´t Look Up (Dir. Adam Mckay, EE.UU., 2021). En la misma se anuncia que viene un meteorito, y la película te explica que nadie le presta atención al inminente arribo e impacto de dicho fenómeno natural mientras las redes sociales no reflejen que el tema le causa interés a la gente.  La película es muy sarcástica, pero lo cierto es que las redes sociales, vinculadas al capital mediático (múltiples) controlan hoy como sentimos y nos expresamos.   Peor aún, la relación entre redes sociales-capital mediático determina hoy qué es la noticia.

De esta forma, en los pasados meses hemos sido inundados de la “gloria” del reguetón, el cual es un género urbano muy prevalente en Puerto Rico, muy influyente en los EE.UU, de alto interés en América Latina, y a nivel global tiene sus seguidores.  No obstante, en toda la prensa corporativa hoy en Puerto Rico, el reguetón ocupa un 20 a 30 por ciento de la cubierta diaria.  El reguetón es hoy por hoy, el principal tema de tendencia mediática en la isla, según la prensa corporativa.  Al punto que periodistas alternativos como Sandra Rodríguez Cotto hoy promueven que no se nos ofrezca más noticia de este tema durante el 2022, por lo superficial que la misma es.  Vivimos, pues bajo la dictadura mediática en cuanto a este tema.

Mientras, por otro lado, la pandemia ha permitido nuevas formas de colonización y gobernanza sobre la población en general. Es patético que el gobernante de turno, Pedro Pierluisi, se dedique a informarnos que viene una vacuna de refuerzo nueva, y simplemente si usted no se la pone no puede participar. Es completamente patético pues dicha práctica, establece nuevas formas de control social, si aparentemente se represivas.

Debemos concertar en un nuevo momento de lucha, que reconozca que la complejidad social dejó de ser en el espacio público, y se ha movido al espacio digital mediático. Allí nos van controlando todos los días, sin darnos cuenta. Momento de reaccionar. Pensemos.

(San Juan, 1:00 p.m.)  El 2021 será recordado como el peor año. El año de lo que se quiso hacer y no fue posible hacerlo. 

Iniciamos con la victoria del Partido Nuevo Progresista a nivel del gobierno estatal, la reorganización de los dos partidos de mayoría en los 78 municipios, y una transformación del poder en la legislatura.  El saldo, que Pedro Pierluisi sigue gobernando a Puerto Rico de forma muy debilitada, y pese a todos los fondos públicos solicitados, no ha habido un cambio sustantivo en la [in]dependencia de la isla Washington.

Leer más...

(San Juan, 1:00 p.m.)  Cuando Raphy Pina salió culpable la semana pasada de un caso federal, apercibimos que se trataba de una cruzada de parte del gobierno de controlar la industria de la música urbana, en particular el reguetón. Ojo, se trata de la principal industria nacional de exportación de servicios hoy, en la cual hemos demostrado que movemos varios miles de millones de dólares y no dependemos de nadie en los EE.UU.  Por lo tanto, Raphy Pina es el comienzo.

Ahora bien, si uno se la pone fácil, entonces pasan otras cosas. El domingo hubo un concierto en un residencial, sin permiso alguno, el cual aparentemente fue organizado por Farruko. En el mismo participaron muchos artistas entre otros, Rauw Alejandro y Rosalía. Pues bien, alguien pagó por la música, por los policías que controlaban el acceso, por los baños privados, a los artistas.

Leer más...

Más artículos...