(San Juan, 9:00 a.m.) Repito las fotos de la escuela Luchetti porque recibí una llamada de una amiga querida y admirada, Carmen Leonor Rivera Lasen.  Si a ustedes les indignó y conmovieron esas fotos, imagínense a Carmen Leonor que trabajo allí y me reveló que justo antes que la Julia Keleher la cerrara se había invertido casi un millón de dólares en arreglos, era una magnífica escuela intermedia Sin embargo la cerraron a pesar de que tenían matriculado a 300 estudiantes de intermedia, Y la cerraron para enviarlos como animales a vagones en la Labra.

La Escuela Luchetti con anterioridad fue un Centro de Artes Visuales, pero mantuvo siempre en el segundo piso una biblioteca magnífica con documentos históricos, libros de Historia, libros antiguos y donaciones de primer orden.  Todo lo botaron Supongo que molestos porque esa escuela fue una donación de Madame Luchetti, y en su testamento específico que tenía que ser usada como una escuela, pero el gobierno prefirió vandalizar la educación y la esperanza.  

Acaso esta operación demolición no es el peor acto de corrupción de un gobierno contra la juventud. Me llamo adolorida y lo comparto.

(Montevideo, 12:00 a.m.) Carlitos tenía la enorme facilidad de hacernos reír con sus ocurrencias a todos los que compartíamos la mesa con él. Era un hombre de teatro que repetía sus chistes una y otra vez, tantos los buenos como los malos nadaban en el mar de la reiteración. “Lo hago porque el público siempre se renueva”, explicaba, para luego rematar con un “el que lo entendió que lo disfrute”.

Era cierto, en la mesa siempre había alguien que no conocía la broma, y los que la habíamos escuchado una y otra vez guardábamos un silencio cómplice con el único fin de no arruinar una actuación que muchos sabíamos de memoria, o porque la misma repetición del gag con variantes también resultaba atractiva.

La reiteración, entre otras cosas, es una herramienta que sirve para lograr fijación de ideas o conceptos, para perfeccionar movimientos y también para formar opinión en la sociedad, según establecía en su diario de memorias el ideólogo de la propaganda nazi hitleriana, Joseph Goebbels.

En el discurso político hay frases, o conceptos, que se repiten una y otra vez, más allá de las variantes de ocasión. En las campañas electorales, por ejemplo, es muy habitual encontrarse con candidatos que promueven o representan “el cambio”. Asimismo en los primeros meses de gobierno, cuando hay un cambio de signo ideológico o de partido al frente de la administración, vamos a descubrir “la herencia”.

La definición de este concepto, si lo pasamos groseramente en claro, es la forma en la que el nuevo oficialismo recibe el país de parte de la anterior administración. En muchas ocasiones la herencia forma parte del relato de gobierno. Este concepto puede ser utilizado para ganar tiempo mientras se hacen cambios poco simpáticos para la población, para distraer la atención de la sociedad, para destruir la reputación de la nueva oposición, dañar la imagen de determinados actores políticos, etc. 

Claro que también puede ser una situación real, como ocurrió en Uruguay luego de la crisis económica del 2002 o como seguramente acontecerá en República Dominicana con la salida del PLD de la administración central y la asunción de Luis Abinader como presidente, en un país donde la corrupción ha sido uno de los factores fundamentales del cambio de gobierno.

La herencia, llevada a su máxima expresión, en ocasiones también desemboca en la tan lamentablemente de moda judicialización de la política, una herramienta que está siendo utilizada en forma sistemática en América Latina, que se ve amplificada por algunos medios de comunicación y respaldada por formadores de opinión.

Pocas son las garantías reales que tenemos los ciudadanos de escapar de este relato cuando es utilizado por los gobiernos como una mera herramienta de marketing político que busca generar una opinión. Nos dirán que los números no mienten, pero sí mienten los que hacen los números, según decía un contador cuyo nombre no quiero recordar. 

Deberíamos creer que los medios de comunicación pueden salvarnos de esta situación si ejercen su rol de watchdog, si fueran todo lo posiblemente objetivos y si entendiéramos que lo que se difunde a través de ellos es verdad, pero no podemos desconocer que esos mismos medios son empresas comerciales cuyos dueños tienen intereses políticos, al igual que muchos periodistas, que en algunos países funcionan como “bocinas” de la administración.

En los casos de lawfare quizás las garantías podrían venir a través de la protección y el amparo de una Justicia independiente del Poder Ejecutivo y de los poderes fácticos, pero no es secreto para nadie que en la mayoría de los países de nuestra región –así como también al menos los países de la Europa mediterránea– es complaciente al poder de turno. 

Mientras circulamos este camino de desamparo y vulnerabilidad, escuchando relatos antagónicos que no siempre se sostienen recuerdo a mi amigo el actor, contando una y otra vez su mismo chiste, y en la mesa alguien que ya no aguanta esa reiteración y le espeta: “ay Carlitos, ¿otra vez sopa de arroz?

(San Juan, 1:00 p.m.) Es alto sabido que los políticos aprenden a torcer las verdades desde que empiezan a dar sus primeros pasos en ese campo. Y el pueblo se ha hecho de la "vista larga" ante tal impunidad. Sin embargo, en la universidad de los "pitufos" se les requiere la obtención de un grado superior en esa arte (MBA o PhD).

El verano pasado se sublevó la opinión pública, y tras ejercer la debida presión, se desalojó de La Casa del Pueblo (entiéndase Fortaleza), al inquilino de turno. En aquel entonces, colmó la copa el diálogo cibernético entre los "cuates" del "principito". Este verano, se ha trastocado la fibra misma de la independencia judicial, que siempre se ha querido creer, que impera entre la persona nombrada a la Cartera de Justicia y el ente nominador.

Leer más...

(San Juan, 1:00 p.m.) Más uno va investigando y todo indica y apunta que Denisse Longo Quiñones, actuó "sola". Es decir, su sentido de lealtad al pueblo de Puerto Rico, le hizo denunciar a su jefa,la gobernadora Wanda Vázquez Garced, y hacer público los referidos que ella, en silencio, llevaba varios meses cabildeando. Todo indica que tanto la facción de Vázquez Garced como la de Pedro Pierluisi, tuvieron conocimiento de lo que estaba pasando, y cual respondió.

Por un lado, Pedro Pierluisi y Jenniffer González respondieron a lo tonto. Estos argumentaron que a una persona empleada de confianza, se le puede despedir sin justificación. Fue muy sencilla su contestación. Mientras, la gobernadora Vázquez Garced explicó la razón del despido: la intervención indebida de Longo Quiñones en una investigación federal. Lo cierto es que la consecuencia de los actos de Longo Quiñones hoy curiosamente ha comprometido la victoria del Partido Nuevo Progresista (PNP) y si consulta en torno a la estadidad si o no.

Según nuestras fuentes, todas de entero crédito y apostadas tanto en la fortaleza como en el Departamento de Justicia, a las 2:00 pm cuando le fue solicitada la renuncia (o hacer disponible el cargo por pérdida de confianza) Longo Quiñones entró en furia e inició un proceso rápido para terminar los informes de referidos a la Oficina del Fiscal Especial Independiente.

Esto lo hizo sin saber, que tanto Pierluisi como Vázquez Garced tenían gente de confianza en ese momento en la oficina de la ex secretaria de justicia.

Así las cosas, la furia que se ha desatado es limitada. Estamos ante un chisme dentro del PNP de facciones, pese a que Longo Quiñones actuó por el bien y el mejor interés del pueblo de Puerto Rico. Un dato importante: la vinculación de Quiñones Longo con el aparato de justicia federal. No sabremos nunca la verdad, pero hoy la desestabilización del PNP solo beneficia a Washington. Desestabilizan por segunda vez en un cuatrienio a la fuerza política mejor organizada en cuanto al estatus [los estadistas]. Lo mejor es la falta de interés en Washington, que a los que creemos en la independencia nos ayuda. Pero la derrota es momentánea, pues el PNP buscará nuevos líderes de mejor y mayor consenso. Veremos. Mientras, el "consenso del coro" es que la figura que mejor nos salva de este caos, es "un tajo": Carlos Delgado Altieri. Quién lo iba a pensar, que el alcalde de Isabela, subestimado acabe como el candidato de consenso. Delgado Altieri, nos retrasa de la independencia, pero todo indica que por su historial tiene el apoyo de Washington, el capital y la prensa comercial corporativa del país. Pensemos.

(San Juan, 2:00 p.m.) La gobernadora Wanda Vázquez, quien es una funcionaria no electa, aunque corriendo para ser seleccionada en las primarias internas del Partido Nuevo Progresista (PNP) como candidata a la gobernación en las próximas elecciones , tiene más [salva] vidas que un gato.  Se alega que los gatos y las gatas tienen siete vidas, pero la gobernadora ha demostrado tener vida y suerte. 

No solo había pasado por una investigación ante la Oficina del Fiscal Especial Independiente a fines del 2018, de la cual salió exitosa.  No ha logrado que se le forme una protesta permanente en su contra, salvo unos días de calentamiento social en enero del 2020.

Pero luego de los terremotos de enero de 2020, llegó la pandemia y cuando todo iba saliendo más o menos bien y el país normalizándose ahora viene una tormenta.  Es decir, las condiciones medio ambientales y de salud, se han convertido en un ventilador artificial a beneficio de Wanda Vázquez Garced.

De salir airosa en del sistema atmosférico que se avecina, a una semana de las primarias, la gobernadora asume un respiro sin igual.  Este evento, las próximas 48 horas determinan si sobrevive o no antes de las primarias. Lo cómico es que ya se olvidó el país de si ella tiene o no una investigación ante él la oficina del Fiscal Especial Independiente. La memoria nos falla a todos. Pensemos.

La noticia de los cargos por violación del artículo 3.5 de la Ley contra la Violencia Doméstica, mejor conocida como Ley 54 contra Pedro Julio Serrano no deja de rondarme la cabeza.

Leer más...

(San Juan, 11:00 a.m.) La pregunta de rigor, luego de escuchar a la gobernadora Wanda Vázquez Garced acusar a Denisse Longo Quiñones, es quien denunció, informó o choteó (palabra coloquial que significa delatar a una persona), a ambas y el asunto del referido a la Oficina del Fiscal Especial Independiente. Primero habló la gobernadora y luego habló la licenciada Longo Quiñones, quien dijo que hizo lo que hizo, por su sentido de responsabilidad con Puerto Rico.

Hoy ambos asuntos, son noticia, pero la duda se ha creado en todas las direcciones. A favor y en contra de cada una de ella. Lo que nadie aún ha contestado es a quién beneficia esta denuncia. Es curioso, pues la denuncia en nada beneficia al Partido Nuevo Progresista (PNP). Por el contrario, los perjudica severamente. Más aun perjudica el proyecto de ellos de una consulta al pueblo sobre estadidad sí o no.

 

Lo único que puede parecer hoy es que haber denunciado este evento, beneficia al gobierno de la metrópoli, Washington. Esto porque debilita al movimiento estadista, y crea fracturas a cuatro meses de las elecciones, en contra del PNP. Suena a tener muy poco criterio político, el pensar que el bando de Pedro Pierluisi haya cometido el error de hacer la denuncia.

Leer más...

Más artículos...