Hace unos años, mientras visitaba a la ciudad de Juárez en México, un colega me llevó a ver la “frontera” con El Paso, en los EE.UU. es decir, a ver el Río Grande, desde México, o el Río Bravo desde los EE.UU. La impresión, que llevo aún grabada en mi memoria es que el espacio visual que entrecruzaban ambos países en ese momento era difícil de describir. Es, realmente hablando, una frontera - un espacio incierto, donde lo que sucede no está definido por la lógica clara de un estado, o de una clase dominante o de una cultura y sus derivados según se reflejan ante el espejo. Por el contrario, en dicha frontera, las urgencias humanas, las debilidades humanas son las que reinan y definen la vida cotidiana.

Leer más...

Decía el diseñador y artista gráfico Joaquín Mercado, que “la pausa es un lujo”. Este pensamiento, por sencillo que sea lleva una gran sabiduría: cómo vivir la vida, deteniéndonos en cada momento, en cada segundo que nos permita sentir la vida. La pausa, no sólo es un lujo, es una forma de vivir la vida con alegría y deseo, pero sobre todo con gran pasión.

Leer más...

El Rado es un reloj suizo, muy popular en mi país. Tan popular, que casi todas las personas tienen uno. Pero, te habrás puesto a pensar, ¿quiénes son los que realmente tienen un Rado?

Leer más...

Olívar Graterol, D. y Del Valle Vélez, J. (eds), El mito de la mujer caribeña, Ediciones de La Discreta, Madrid, 2012

...sucede que las mujeres son caracterizadas exactamente como el sujeto patriarcal defectuoso: la mujer es el malo de Aristóteles. (…) Específicamente la mujer amenaza como aquello que contamina, que daña en su unidad y su pureza al cuerpo social, y al individuo varón…

Carmen G. Marín[1]

Leer más...

Ese último pelo que dejaste en la cama, ese que es enredadito, oloroso y de color castaño, aún sigue en la cama. No sé cuando se te cayó, o si lo mordí, lo halé, o te lo arrancaste. Lo que sí puedo confesarte es que por ese pelo de tu alma, Carina, mi esposa, se fue de la casa.

© daniel nina, 2002

Más artículos...