El azar o el destino, o tal vez el anhelo del atino en estado hipercrítico, hizo que me encontrara una vez más con la artista dominicana, Ángela Hernández, esta vez en Madrid, en el Café Comercial, donde había acudido a presentar un poemario del común amigo, Paco Vaquero, El ajimez de la casa de piedra. La anterior ocasión fue dentro del marco del III festival internacional de poesía de Puerto Rico, de tan grata memoria y feliz recuerdo.

Leer más...

“Ser escritor significa poder soñar y establecer dimensiones particulares para vivirlas y compartirlas con el resto de la humanidad. Ser escritor es un acto de resistencia, en un planeta donde cada vez más se mutila la palabra y se vive en la cultura del tú me entendiste”. Comenta el performero dominicano Alexéi Tellerías, mientras paseamos hacia la Plaza Duarte. Bebemos una jumbo fría en uno de sus bancos, leemos poesía y conversamos sobre el acto de escribir en la actualidad dominicana. Es mayo de 2012 y acabamos de llegar de la Feria Internacional del Libro.

Leer más...

Nadia V. Celis & Juan Pablo Rivera. San Juan/Santo Domingo: Isla Negra, 2011. 282. *

El libro inicia con unas “Palabras Preliminares” por los editores Nadia V. Celis (colombiana) y Juan Pablo Rivera (puertorriqueño).  Éstos explican los motivos que dan origen al libro. Luego, le sigue un “Itinerario: Mayra Santos Febres: Figura y Obra” por Nadia V. Celis y Juan Pablo Rivera. El libro se divide en tres grandes ejes temáticos: “Presentación: Una Mujer Lucía”, “Espacios: El Caribe Errante” y “Saberes: Las Lecciones del Cuerpo.” En “Una mujer lucía” se estudian aspectos biográficos-literarios de la escritora Santos-Febres. Se destaca especialmente su gestoría cultural como mentora de nuevos escritores(as) y su blog “Lugar Manigua” como un nuevo recurso necesario para promover el trabajo cultural y el desarrollo del pensamiento crítico. El segundo eje nos presentan “la condición de errante de la escritora” y de paso se explica la razón del título del texto. La autora es errante según los editores: por “sus personajes y escenarios que reiteran testaruda insistencia en la variedad  de análisis variados de nuestros autores revelándose como cualidad definitoria tanto en la obra de Mayra Santos Febres como del Caribe delineado por su pluma” ( Celis y Rivera, 14). La tercera parte destaca de la escritora  su compromiso con los saberes del mundo popular caribeño a “partir de una revisión de las lecciones invocadas por los cuerpos.” (Celis y Rivera,14)

Leer más...

Si del Caribe se trata; pues que mejor cosa que iniciar conversando de música con Bomba que Rumba: Memorias del Primer Simposio sobre la bomba y la Rumba. Libro que acaba de salir, cuya compiladora es la historiadora Marlene Duprey. Este texto reúne quince enjundiosas investigaciones que se convertirán en un documento histórico tanto en Puerto Rico como en El Caribe. Los organizadores lograron reunir por primera vez, a una serie de reputados intelectuales, en un magno congreso, para conferenciar sobre la música de bomba y rumba. Este congreso se celebró en la Sala –Teatro Beckett en Río Piedras desde el 22 al 26 de marzo de 2011. El congreso contó con el apoyo económico de la Fundación Puertorriqueña de las Humanidades y Sala Beckett; y un año después (2012) vemos a la luz, la publicación de todo este trabajo.

Leer más...

El narcotráfico como un ecosistema complejo y yuxtapuesto, intrincado por nexos étnicos irreconciliables (o quizás levemente reconciliables) que se ambientan en el caluroso Caribe. Nacer en Asia, renacer en un Borinquén cuyo nuevo himno bien pudiera ser la canción de salsa “devórame otra vez”. Re-renacer bañado en sangre, manos inundadas de vísceras, heces fecales y pedazos de cuerpo, vomitando la bilis provocada por el recién homicidio de un capo que duerme con pañales para adultos. De eso, y del dolor de volver a perder-recuperar una patria (cualquiera) es de lo que trata la estupenda novela Barra china del ingenioso escritor puertorriqueño pepiniano, Manolo Núñez Negrón.

Leer más...

Fue a mediados de los años 50, cuando la ola migratoria puertorriqueña a la ciudad de Nueva York estaba en pleno flujo, que Pedro Juan Soto, un puertorriqueño que había vivido allí como estudiante universitario, publicó su primer libro, “Spiks”, una colección de cuentos que recoge la experiencia de los boricuas como inmigrantes.

Leer más...

Más artículos...