Seda este tipo guapo, una de las personas más qeridas para mí entre todos los seres umanos, sobretodo entre puertorriqeños, qe me a sido regalado conoser en mi precaria. Congero, chébre, pero una clase e jente qe asen la patria dulse. Riqi Seda, mi pana qerido, el primer niuyorrican qe me enseñó, en plena plasa de riopiedras, a las 2 de la mañana, unas nabidades, sin aber ido, nuebayor.

Leer más...

altLeí mui rápido en mis primeros años, tenía mucha prisa por conoserlo todo. Correjida esa falta de cultura (qe desespera), empesaré de nuebo en mi segundo sentenario. No condenarme por una culpa doble, la de no aber leído i aber desleído luego, me condena sufisiente con la primera a leer entonses. Si todabía puedo deribar de mí mismo lo derribado en su primera imposisión.

Leer más...

altmodelen, ejecuten, griten! ¡Sáqen afuera ése qe se pudre! Es la única manera de bibir aqí, en este subpaís, en la colonia, en este borde botado de toda siudadanía. Escriban lo qe late como teclado de un uerdprosesor, aunqe sea la ideolojía, ¡bomiten su ideolojía! Ejecuten los agtos qe le salen de las dendritas, aunqe sea lo contrario de lo qe crean, creamos, creíamos, ustedes ni nosotros. Griten como si fuera por primera bes las mismas palabras: nadie les ba a presentar antesedentes, aqí nadie pregunta. Modelen con su esprei, sus cuerpos, las maderas qe qedan del conuco, las piedras esporádicas, modelen clones de cualqier cosa.

Leer más...

altCuando soi un siudadano (cuando ejecuto una agtibidá espesífica, escribir esto, por ejemplo), cuando soi un yo, cuando tengo un nombre; derogo mi autoridá. Esto es, cuando asumo mi indibiduasión sosietaria. La autoridá (como se be claramente en Acueductos o dirijiéndonos a un guardia uniformado) tiene un caragter plural otrificado. Yo mismo no puedo ser mi autoridá, demuestra el Hamlet de Hostos: yo mismo no puedo ser mi control, o en griego, mi medida.

Leer más...

altmodelen, ejecuten, griten! ¡Sáqen afuera ése qe se pudre! Es la única manera de bibir aqí, en este subpaís, en la colonia, en este borde botado de toda siudadanía. Escriban lo qe late como teclado de un uerdprosesor, aunqe sea la ideolojía, ¡bomiten su ideolojía! Ejecuten los agtos qe le salen de las dendritas, aunqe sea lo contrario de lo qe crean, creamos, creíamos, ustedes ni nosotros.

Leer más...

altOi del otro balor, no el de Albisu. Sino el balor de la balorasión, la balía; el cuantificable. No ablemos de cualidades oi. Qe (desgrasiadamente) es más jeneral(isado), como tema i como echo. Por ejemplo: cuánto bale una nasión.

Descontado qe nasión no es igual a estado, lo qe sabemos los puertorriqeños de una manera tan exajerada, tomemos esos estados qe se an bendido como nasiones, España, Inglaterra, Fransia, p.e. El famoso disípulo de Hostos Pedro Henríquez Ureña glosaba las bentajas o adelantos de España contra sus 'ermanas' (de rapiña), en la siensia i las artes; para contrarrestar la deformasión istórica (europea) qe después de la decaída isieron leña deya. Aqí ya tenemos sierto jínt: se abala, abalora, ebalúa, balida versus -o sea, en comparasión-; i contra una imbalidasión -o sea, en contraste-.

Leer más...

altDurante muchos, algunos años, e trabajado los sábados. Solamente. Es un ejersisio estenuante no trabajar el resto de los días, pues qe para un esclabo la libertá es un peso imperdonable. Nuestra ética, la de los remobidos (para siempre) del poder, es serbir. Para algo, para otro -singular ajeno-. La libertá es una rara ocupasión en qe se trabaja para sí: sí se trabaja [por aora presindo de las fichas de K.Marx, qe lo tomó de la libertá también]. La libertá es un sacrifisio jigantesco. Los sábados produsco lo qe boi a comer; el resto, lo empeloto en una argamasa para construir una pepita en la mina infinita de los otros -pluralísimo íntimo-. Soi los otros cuando no soi éso qe dejo de ser para autoabasteserme. Me abastesco (solamente) para aser lo otro.

Leer más...

Más artículos...