No ago (adrede) filosofía. Tampoco tienen estas testuras la impulsión orijinal o la bocasión de consegir una orma de jénero; ni la pulsión sumada como sístole a diástole qe produsen ambos impulsos tampoco. Qieren sí (asebtan) ser literatura, ese animal crusado de la siensia i el arte.

Leer más...

Soi un escritor de cuarenta 43 años qe no tiene nada publicado efisientemente fuera de su país, casi un pueblo; i eso es grabe, porqe nada de lo qe yebo publicado en el mío a sido tomado berdaderamente en cuenta. Las edisiones de 5 siete libros personales an ido bajando de tirada orijinal susesibamente. I oi me refujio de morir sin desir nada escribiendo gratis en este periódico. Grasias. ¿A qién le importan mis opiniones sobre los temas unibersales, el tiempo, la muerte, la beyesa? ¿Puede confrontarse lo qe yo* [*ber al pie] pueda pensar sobre el destino o el bien con lo qe piensan los escritores? ¿Existe ésto qe escribo?

Leer más...

Ya no tengo la ilusión aqeya primaria de qe se escribía buscando lo eyo, éso ayá [exoayá], asia la trasendensia. Tampoco persiste la ilusión otra de qe se escribía para los otros muchos, pedagojisaba; iluminaba (todabía) aunqe desde el mismo plano mundial, inmanente. Carajo, pero tampoco qeda la ilusión de qe una «obra» digna-alta-perfegta sea un paradigma de lenguaje por lo menos, donde estudiar español o lójica simbólica (el plano más caído todabía de la instrumentalidá).

Leer más...

Todos qieren qe su micrón sea el infinito, qe su nanosecundo sea la causa de la reaxión en cadena de la existensia. No se puede culpar a nadie por éso, no se trata de culpa. Pero se trata sí de una objetibidá mínima nesesaria para bibir en comunidá, qe es existensia objetibada. Esa qerensia abundante del micrón nanosecundero sobreabunda la forma de la combibensia; ase de la existensia colegtiba una fórmula muerta.

Leer más...

Leí mui rápido en mis primeros años, tenía mucha prisa por conoserlo todo. Correjida esa falta de cultura (qe desespera), empesaré de nuebo en mi segundo sentenario. No condenarme por una culpa doble, la de no aber leído i aber desleído luego, me condena sufisiente con la primera a leer entonses. Si todabía puedo deribar de mí mismo lo derribado en su primera imposisión.

Abitar el lenguaje es duro, incómodo, infelís, insufisiente, estéril para tantas cosas, solitario, sublime. Son lados qe coexisten con su muyidés tibia, su eferensia amigable, su sustitusión (de tanto). Pero el lenguaje también es una cosa entre las cosas, onta en el ontanar de Ontario; un parónimo, una serie decresiente de 7-3-2 cláusulas. Es una postura i una impostura. I él, suyo (sui).

Leer más...

Primero todos los hierros que exige nuestra más digna etiqueta social: «Saludos», «compañeros». «Bienvenidos».

La historia de la poesía ha sido predilectamente la historia de los guilles de los poetas. La tradición de seres provistos de un sexto o sétimo sentido, de videntes, de poetas profetas, de vates vaticinadores; se extiende desde antes hasta ahora y, que remedio (es producto natural), desde ahora hasta después.

Leer más...

La mediocridá proboca barios sentimientos, ninguno de los cuales es el odio: Proboca compasión, rabia, tristesa, en alguna ocasión umor. La usurpasión tampoco proboca odio, pero no por la misma rasón qe la mediocridá. Con la mediocridá, porqe es una carensia, el odio sería una agresión abusiba. Con la usurpasión, porqe es un abuso, el odio sería un reconosimiento indebido: Pues 'lo usurpante' en última instansia no existe, por artifisial, impuesto siempre con fuersas prestadas (o robadas también) como una biolasión. I a la larga (a beses no tan larga) desocupa naturalmente el lugar, qe segía estando bacante. Porqe ocupar no qiere desir inmediatamente yenar: Para yenar algo se nesesita ocuparlo debida-, nesesaria-, pertinente-mente. Esta relasión materioformal (o criterio de adecuasión) no es, como creen desairadamente muchos, estetas i no, una lei solo estética: puede estudiarse en física, ética, carpintería, repostería, política, literatura.

Leer más...

Más artículos...