Mar08202019

Last update09:03:52 AM

Justicia Social

Indígenas del mundo, ¡Uníos!

  • PDF

Hace unos años subía por la cordillera central de Bolivia, la Cordillera de los Andes, en dirección al Alto, donde queda el aeropuerto internacional de este país. Mientras subía en una elevación sobre 3000 metros por encima del nivel del mar, el taxista prendió la radio y la canción que se sentía era Carlos Santana con la canción Black Magic Woman. Nada más mágico que ese momento.

Leer más...

Ni los muertos se salvan

  • PDF

Mi tío Lucas ha muerto. Nos hemos enterado de su fallecimiento por casualidad. Un conocido, y al parecer también vecino suyo, llamó a otro de nuestros tíos para preguntarle si sabía que su hermano (Lucas) había muerto. De las piezas que se han podido armar, Lucas murió poco antes del 15 de julio y cuando su hermano fue a identificarlo al Instituto de Ciencias Forenses su cadáver llevaba allí 16 días. Nadie llamó a familiar alguno. A nadie parecía importarle que un “fulano”, no famoso y humilde había muerto. Nadie sabe exactamente de qué murió. Ni siquiera pudo realizarse su identificación ya que el cadáver estaba en un estado de descomposición avanzada. Quienes levantaron el cadáver en la escena, allí donde residía, en un apartamentito en Puerto Nuevo, no buscaron documentos, papeles, nada. Simplemente, al parecer, se llevaron a otro muerto anónimo más. La actitud para con el cadáver de nuestro tío fue la misma que la de realizar otro trámite cotidiano para quienes tienen por oficio tratar con muertos.

Leer más...

Breves en la cartografía cultural

  • PDF

Los tres monitos y las nueve palabras

Pasaron meses, antes de que me decidiera a salir nuevamente con mis amigos: los tres monitos. De antemano quedamos en que iríamos al sagrado espacio de El Yunque, y que durante el trayecto sólo escucharíamos música, música como para idiortizarnos los sentidos y no pensar en el asesinato de turno, la corrupción cotidiana, o la puerilidad de ocasión discutida en los medios acerca de los colmillús en los puestos electivos. Por lo anterior, el monito que se tapaba la boca le recordó al que se tapaba los ojos que pusiera, en el equipo musical del auto, el cd que había traido el monito que se tapaba los oídos. Al principio creí que se trataba de un compacto de la agrupación de pop de los sesentas, The Monkees. Ya me imaginaba que escucharía de camino canciones como Last Train To Clarksville o I’m A Believer. Pero no, el grupo de rock seleccionado era uno que se nombraba como The Artic Monkees, y bueno, qué puedo decir del resto del camino. Los monitos, como si estuvieran electrificados, se movían de ventana a ventana en el nissan noventoso que por obra y gracia divina todavía camina. Todo iba bien hasta que entraron a entonar la canción Si estuviste ahí, ten cuidado.

Leer más...

Armas

  • PDF

Están en todas partes. Sus balas explotan, y cuando no, suenan como monedas. ¿Cuántos productores de armas hay en el mundo? ¿Cuántos traficantes y compradores? ¿Cuántos compran y venden acciones en la bolsa de valores pertenecientes a las corporaciones de armamentos? ¿Cuántas balas hay en ‘la calle’? Muchos más que piernas y brazos, que cabezas; mucho más que gente, humanos; mucho más que animales… Muchas.

Leer más...

¡Justicia Para Catalina Reyes!

  • PDF

A mediados del mes de julio, para ser precisos el 16 de julio, la señora Catalina Reyes, una mujer de 85 años iba conduciendo su vehiculo de motor, impacto otro automóvil, y no se pudo detener. Fue perseguida por el policía municipal Emmanuel Ortiz Díaz, quien le disparó en siete ocasiones, impactando dos de ellas en el parabrisas frontal del vehículo. En el día de ayer, al policía Ortiz Díaz le radicaron cargos por tentativa de asesinato y violación de ley de armas.

Leer más...

Más artículos...