Vie01242020

Last update01:28:56 PM

Justicia Social

Los Peregrinos de El Seibo [siguen] en pie de lucha

  • PDF

alt[Nota editorial: Este es el segundo artículo que publicamos de una situación muy particular y contenido noticioso muy limitado a Santo Domingo, República Dominicana. No obstante por su alto contenido humano en reclamo a la dignidad lo publicamos. También a petición de los estudiantes graduados de la Universidad de Puerto Rico, quienes realizan esfuerzos de solidaridad en la República Dominicana sobre la situación de vida frágil, o migraciones irregulares internas, a la cual se ha expuesto a una comunidad de residentes de El Seibo, en la República Dominicana. Esperamos que con la publicación de los artículos en El Post Antillano, se pueda internacionalizar la situación imperante para los residentes, y se encuentre una solución humana y justa para ellos].

(Santo Domingo, 9:00 a.m.) Los Peregrinos de El Seibo, permanecen en lucha. Saben que su situación no está conclusa. Luego del diálogo con el ministro administrativo de la presidencia Ramón Peralta, donde se creó una comisión incluyendo a los campesinos de Mamá Tingó. Se han llevado a cabo, en cierto modo, dos de los acuerdos firmados en ese diálogo. Sin embargo, los campesinos con palabras no pueden sembrar. Llevan un mes y cinco días en peregrinaje, sin tener seguridad de que la resolución será en su favor. La incertidumbre forma parte de cada amanecer, pero también saben “leer” el recorrido como un camino de sabiduría que Dios les ha regalado: “Ha sido como un curso en el que uno se anota para aprender”. Hoy permanecen en la casa de las Hermanas Dominicas del Rosario, que convirtieron su comunidad religiosa en refugio de los campesinos y campesinas sin tierra. Para ellos esta acogida ha sido una bendición de Dios y es el “lugar cercano de la verdad de respuesta”, y sin el cual, dicen: “pasaríamos mucho trabajo”.

Ellos sienten una esperanza mayor de cuando salieron, identifican las noticias que les van dando como un aliento, pero junto a la disyuntiva de que “ellos (las autoridades) ponen horas, días, pero pueden tirarnos a una tierra que no es la nuestra, y eso no es lo que queremos”. Por eso saben que deben “permanecer posicionados” (en Santo Domingo, el refugio). Porque, según manifiestan: “La situación de nosotros no es fácil. Sabemos que esta situación está envuelta con mucho dinero…”

Leer más...

Fernando Castañeda y la falta de humanismo en la Corte Suprema de los EE.UU.

  • PDF

alt(San Juan, 10:00 a.m.) Los tribunales de justicia son muy rígidos y carentes de flexibilidad. Además, los planteamientos humanistas no son recibidos como debieran en los tribunales. La inmunidad absoluta y la impunidad que pretenden poseer los jueces promueven el abuso de autoridad por parte de los jueces hacia la población más vulnerable que acude ante un juez en búsqueda de la justicia.

Veamos un caso en particular a manera de ejemplo. Fernando Castañeda, un inmigrante salvadoreño, residente legal de Estados Unidos fue arrestado por las autoridades de aduanas e inmigración por poseer metanfetamina. Fue confinado en San Diego, California, en un Centro del Departamento de Corrección y Rehabilitación. Mientras estuvo en custodia comenzó a quejarse de dolor y supuración en una úlcera que tenía en el pene que manchaba su ropa interior. Se lo comunicó a los guardianes y lo que hicieron fue darle más calzoncillos. Al cabo de varios meses fue evaluado por un médico quien recomendó que fuera enviado a una institución para realizarle una biopsia de la lesión del pene. Esa recomendación no fue seguida y al cabo de un año lo sacaron del Centro de Corrección y Rehabilitación para hacerle la biopsia.

La biopsia demostró un tumor escamoso del pene con metástasis a los nódulos linfáticos de la ingle y de la pelvis. Se le amputó el pene y se quedó con dos centímetro de pene. Murió un año más tarde a la edad de 36 años. Antes de morir entabló una demanda contra los oficiales del Servicio de Salud Pública federal. El caso se conoce como Hui v Castaneda. Esther Hui fue la doctora que tenía a cargo el tratamiento médico de Fernando Castaneda en el Centro de Corrección y Rehabilitación de San diego, California.

Leer más...

El caso de los peregrinos del Seibo en la República Dominicana

  • PDF

alt[Nota editorial: A petición de estudiantes graduados de la Universidad de Puerto Rico, quienes realizan esfuerzos de solidaridad en la República Dominicana, publicamos este primer artículo sobre la situación de vida frágil, o migraciones irregulares internas, a la cual se ha expuesto a una comunidad de residentes de El Seibo, en la República Dominicana. Esperamos que con la publicación de artículos en El Post Antillano, se pueda internacionalizar la situación imperante para los residentes, y se encuentre una solución humana y digna para ellos].

El territorio en conflicto, por la que luchan la Asociación Campesina Mamá Tingó, de La Culebra, Vicentillo, El Seibo República Dominicana, comprenden las parcelas 119A 119B, 116 y 115 del Distrito Catastral No. 38/5; conformando unas 20, 019.8 tareas de tierra, asentadas por el Instituto Agrario Dominicano en el 2016.

Estas familias se conectan, junto a la tierra, con Pedro de la Rosa, original morador de estas tierras comuneras, en la Provincia de El Seibo, quién hizo un plano a su nombre, registrado en el Tribunal de Tierra. En el 1914, ya fallecido el Sr. Pedro, llegó Nicolás Santoni, comprando aproximadamente unas 5 tareas, de forma irregular, a un cuidador de tierras que ubicó un hijo de Pedro de la Rosa, específicamente en la parcela 119A. En el 1916, el Sr. Nicolás hizo un apresamiento injustificado, a la mayoría de los moradores que trabajaban los predios. Los campesinos, tras la pena de 9 meses en la Romana, y puestos en libertad, encontraron sus tierras alambradas y apropiadas por el Sr. Nicolás.

Leer más...

América Latina en llamas: ¡Vamos Puerto Rico, vamos!

  • PDF

alt(San Juan, 11:00 a.m.) En el día de hoy Chile, Colombia, Panamá, Bolivia y Brasil están movilizados. Las razones son múltiples, pero las movilizaciones sociales no se han detenido en ninguno de estos países en las pasadas cinco semanas. Ahí estamos nosotros, también, Puerto Rico.

La desigualdad social, racial, étnica y económica, es la principal causa de las movilizaciones hoy. Es un asunto de vital importancia comprender que es la desigualdad lo que nos está moviendo. La desigualdad económica, racial, social o étnica que el capitalismo tradicional no resolvió y que menos se ha resuelto bajo el en neoliberalismo.

Leer más...

Judicatura longeva en Puerto Rico, ¿Cómo cuidar la salud de los jueces?

  • PDF

alt(San Juan, 10:00 a.m.) Los jueces componen uno de los tres poderes en un gobierno democrático. Son designados por el gobernador o presidente del país. En Puerto Rico, el nombramiento de los jueces es por un tiempo definido. Los jueces del Tribunal Supremo (TS) ejercen sus funciones hasta la edad de 70 años. En Estados Unidos, los jueces del TS son nombrados de por vida. Existen algunos problemas en los nombramientos de los jueces del TS: en Puerto Rico, los jueces son designados por un gobernador perteneciente al Partido Popular o al Partido Nuevo Progresista. En Estados Unidos son nombrados por presidentes demócratas o republicanos y los jueces son liberales o conservadores. En Estados Unidos, más que en Puerto Rico, la salud de los jueces puede tener implicaciones profundas en la sociedad ya que sus decisiones afectan en cierta medida a toda la ciudadanía. En Estados Unidos, los jueces del TS pueden retirarse después de los 65 años. En Puerto Rico, el único juez del TS que se retiró fue el juez Raúl Serrano Geyls. Este juez fue nombrado por Don Luis Muños Marín en el 1957 cuando Serrano Geyls era popular. Luego éste se convirtió al independentismo y se retiró en el 1962. Ningún otro juez del TS se ha retirado en PR antes de los 70 años. Así que ningún independentista ha sido designado como juez del TS en Puerto Rico. Fue el Juez Serrano Geyls quien en el caso del bolitero, Pueblo v Luciano Arroyo, acuñó la frase: “Nosotros los jueces no podemos ser tan inocentes como para creer declaraciones, que nadie más creería”.

Leer más...

Más artículos...