Lun03272017

Last update08:54:29 AM

Muere un luchador de la justicia: Charlie Hey Maestre

  • PDF

(San Juan, 4:00 p.m.) El pasado martes falleció el destacado abogado y luchador de los derechos civiles de Puerto Rico, Charlie Hey Maestre. Destacado ser un talante en calidad humana y como fogoso abogado de litigación, Hey Maestre se destacó por haber avanzado las causas justas más importantes a favor de los más necesitados de nuestro país.

Ante un auditorio lleno en la funeraria Ehret, en San Juan, Puerto Rico, convocado por el Colegio de Abogados y Abogadas de Puerto Rico, miembros de la clase togada, del Partido Independentista Puertorriqueno, y de la judicatura de la isla, se presentaron a rendirle respeto a este ilustre letrado. En particular, todas las guardias de honor que se posicionaron frente a su féretro, plantearon que Hey Maestre combinada una gran capacidad de estratega jurídico y litigante, mientras mantenía una dulce calidad humana, la cual hacía reír al más serio.

Entre las personas que hablaron de sus cualidades, se encuentra la destacada abogada constitucionalista, Judith Berkan, quien hablo de sus dotes como humano, y lo definió como un ser esencial. De igual forma lo hizo su compañera de estudio jurídico. Alina de Jesús, quien por más de una década compartió oficinas con él, y destacó que su máxima cualidad era ser feliz, no rico, pero feliz.

Charlie Hey Maestre será recordado, entre otras victorias jurídicas, por haber dirigido el proceso de litigación en el famoso caso de las carpetas, o el sistema de persecución política del gobierno contra los independentistas. Su compañero de litigación en este caso, José “Cheo” Rodríguez, lo recordara por su “puntualidad” la cual era siempre cuestionable, pese a que las mociones y escritos al tribunal siempre llegaban a tiempo.

Le sobreviven su viuda Linda, y sus tres hijos Ana, Rebeca y Sergio. Además, en el último año se había unido un nieto a la familia. A nombre de todos y todas que hoy lo recordamos, le pedimos a Charlie Hey Maestre que descanse en alegría, y que donde quiera que esté, siga luchando por la justicia.