Mar10172017

Last update08:09:34 AM

Junte de Independentistas y Populares en contra de la estadidad

  • PDF

alt(San Juan, 9:00 a.m.) En el día de ayer, luego de varias semanas de negociaciones, algunas de ellas que en apariencia se iniciaron en la noches de las elecciones generales del pasado 8 de noviembre, el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), el Movimiento Independentista Nacional Hostosiano (MINH), el Movimiento Unión Soberanista (MUS), algunos miembros del Partido Popular Democrático (PPD) y la candidata independiente Alexandra Lúgaro, se juntaron para apoyar la opción de soberanista (independencia y libre asociación) que estará plasmada en el plebiscito del próximo 11 de junio de 2017.

La consulta al pueblo, promovida por el Partido Nuevo Progresista (PNP), no cuenta con el aval de Washington, y aún no ha generado un apoyo ni dentro de dicho partido ni fuera, como tampoco ha generado una fuerte oposición. La gesta que se inició ayer, fue la primera de la oposición.

Pese a que uno pueda entender la relación entre el PIP, el MINH y el MUS, la integración de sectores del PPD como Manuel Natal, es un tanto más cuestionable. Pese a haber sido el legislador más votado de su partido para la Cámara de Representantes, Natal no cuenta con un liderato reconocido en dicha organización, y en este cuatrienio se desconoce cuál es su base de apoyo en su colectividad.

De otra parte, Alexandra Lúgaro, quien fue la candidata independiente más votada en las elecciones generales de noviembre del 2016, fue invitada a participar, por méritos aún desconocidos para muchos sectores afines con las colectividades históricamente vinculadas a la independencia. Lúgaro, quien alcanzó la friolera de 175 votos, cuyo origen aún es desconocido, y sobre todo quienes fueron los financieros de su campana, de forma curiosa asume hoy la bandera de la soberanía. Gestó que de forma contradictoria lo asumió durante la campaña de las elecciones generales, donde por un lado se oponía a las leyes de cabotaje, e indicó en algún momento dado su predilección por independencia, pese a que no objetó la Junta de Supervisión Fiscal, la relación política de la isla con Washington, y más que nada no sugirió ningún plan de desarrollo económico para el país.

Ahora bien, ante la debilidad del independentismo como de los soberanistas en Puerto Rico, la idea de asociarse con la figura de Alexandra Lúgaro representa un paso de acierto en la popularización del ideal. Para la prensa y sistemas de comunicación mediáticos en la isla, Lúgaro es más “vendible” que otros líderes históricos o recientes del independentismo y soberanistas. En esta medida, es un movimiento inteligente para las elecciones generales del 2020. ¿Alexandra Lúgaro candidata por el PIP para la gobernación? Ya veremos. El país está fluido, y nada ya es seguro, ni los viejos paradigmas ni los nuevos. Veamos qué pasa.