Sáb11182017

Last update08:57:06 PM

¿Debemos de hacer la colonia ingobernable?

  • PDF

(San Juan, 3:00 p.m.) Según la prensa comercial de Puerto Rico, los primeros 100 días del gobierno de Ricardo Rosselló, han sido los mejores en la historia de Puerto Rico. Al punto que, en 100 días, el gobernador cumplió con todas sus promesas de campaña, y había realizado una gestión pública intachable. Si usted cree en limitar los derechos de los trabajadores; si usted cree en eliminar la política pública de control de las tierras y el medio ambiente nacional; en eliminar una política pública a favor de la equidad de género; si cree en mayor dependencia con Washington y no en atributos soberanos para la isla; y sobre todo si cree en el Plan Fiscal del pasado 28 de febrero; usted entonces puede pensar que el gobierno de Ricardo Rosselló es el mejor en la historia de Puerto Rico. Pero si usted no cree en nada de esto, es momento de tirarse a la calle y hacer la colonia ingobernable.

En el día de hoy, los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico, así como los empleados de la Hermandad de Empleados Exentos No Docentes (HEEND) han gestado varias protestas contra los recortes programados contra la institución universitaria en la cual ellos participan. Ante este cuadro, estos sectores de un pueblo en lucha, a los cuales le han informado que se habrán de recortar $512 millones del presupuesto de la universidad en cinco años, solo les queda la posibilidad de hacer ingobernable la colonia.

La protesta social hoy más que nunca, debe de continuar. En 10 días finaliza el período de moratoria de las demandas de los bonistas contra el gobierno de Puerto Rico, y la situación económica se tornará más crítica. Además, el 1 de julio entra en vigor el Plan Fiscal del gobierno de Ricardo Rosselló, endosado por la Junta de Supervisión Fiscal el pasado 13 de marzo de 2017, lo cual hará la situación económica mucho más difícil en el país.

Ante este cuadro, ¿qué nos queda? Forzar una solución política a la crisis económica del país. Por lo tanto, la protesta social, se convertirá cada día más en parte de nuestro diario vivir. Esto, hasta que se resuelva la crisis económica, sin afectar la calidad de vida del pueblo. Pensemos.