Mié10182017

Last update07:10:39 PM

En Venezuela los pobres y negros de los cerros apoyan al Gobierno

  • PDF

(San Juan, 1:00 p.m) Los 8 millones de venezolanos que salieron a depositar su voto a favor de los candidatos a la Asamblea Constituyente representan un traspié contundente a las pretensiones golpistas de los opositores ('guarimba'). Durante varios meses la oposición de extrema derecha ha organizado manifestaciones diarias contra las instituciones gubernamentales venezolanas. El Gobierno de Nicolás Maduro contiene las protestas sin liquidarlas.

El costo en vidas ha sido muy alto. A diferencia de otras manifestaciones populares, las protestas de la derecha incluyen el uso de la violencia y tácticas que suelen tener resultados fatales. En tres meses han muerto más de 100 personas, en su mayoría por ser sospechosas de militar en las filas del chavismo. Cada día es más evidente que la mano 'peluda' detrás de las manifestaciones y el financiamiento de los opositores tiene un origen extranjero.

Los analistas norteamericanos que alimentan la estrategia que desarrolla Washington en contra del pueblo venezolano tienen una visión muy 'cortoplacista'. Actúan de manera similar a sus antecesores en los casos de Cuba y Chile, ente otros. Entre 1959 y 1961, los estrategas norteamericanos jugaron la carta económica contra Fidel y los revolucionarios: El hambre. Decidieron bloquear la isla con la pretensión de hacer pasar hambre a la población. Pensaron que el pueblo se sentiría frustrado y se volcaría en contra de la Revolución. La táctica fracasó y EE.UU. decidió organizar unas mal llamadas ‘brigadas' para invadir militarmente la isla. La movilización de todo el pueblo cubano contra los invasores hizo fracasar la aventura norteamericana y, al mismo tiempo, consolidó la Revolución cubana.

En el caso de Chile, EE.UU. decidió que tenía que poner fin a la experiencia socialista de ese país andino. Allende había ganado las elecciones en 1970 y anunció que tomaría las medidas para poner fin a la pobreza y la desigualdad social. Este plan fue rechazado por Washington y la vieja oligarquía chilena que unieron fuerzas para acabar con el Gobierno de la Unidad Popular. Calcaron la táctica utilizada en Cuba diez años antes, generando caos en la economía y creando escasez. El pueblo no se rindió y los enemigos de Chile optaron por conspirar con los militares que dieron el golpe de Estado más cruel del siglo XX.

EE.UU. sigue el mismo 'texto' en el caso de Venezuela en 2017. Según los estrategas norteamericanos, primero hay que ablandar la resistencia del pueblo venezolano, hacerlo pasar hambre, incertidumbre y temor. Al mismo tiempo, hay que ‘satanizar' a sus líderes, crear un ambiente —incluso internacional— en que el presidente, los ministros, los militares y todos los que están asociados con el Gobierno sean presentados como asesinos, traficantes y prófugos.

Para completar el círculo y alcanzar sus objetivos, EE.UU. y los enemigos internos de Venezuela tienen que mover dos fichas adicionales. Son difíciles, pero en sus planes lo consideran viables. En primer lugar, dividir las fuerzas armadas bolivarianas y crear las condiciones para un golpe de Estado encabezado por los militares. En segundo lugar, movilizar a la gran mayoría de la población venezolana para que ‘baje de los cerros' y aplaste al Gobierno.

La movilización de votantes para la elección de los constituyentes de la Asamblea el domingo pasado parece que cerró ambas vías ideadas por Washington. El pueblo está con el Gobierno y rechaza a la oposición, compuesta —en gran parte— por los sectores económicamente acomodados de las ciudades venezolanas. Hay que agregar que los Gobiernos chavistas (1998—2017) no le han quitado privilegio alguno a estos sectores acomodados. Estos luchan —con o sin razón— por el peligro que perciben: que baje el pueblo de los cerros y les expropien todos sus bienes. Es un temor que comparten todas las clases acomodadas de América Latina y del mundo entero.

Vivimos en sociedades de desigualdad extrema. El temor entre los sectores sociales acomodados es comprensible. Quizá no es real, pero existe en el imaginario, en lo profundo de la subconsciencia. Hay una dualidad en la mentalidad de dominación. El 'caracazo' de 1989, que sacudió las estructuras sociales venezolanas, fue un estallido popular. La marea subió y bajó en cuestión de días. Pero la clase dominante perdió la hegemonía. (A pesar de seguir siendo dominante). Han pasado más de 25 años, la elección de una constituyente marcará un hito nuevo en la historia venezolana. El pueblo chavista —organizado en los cerros—, tiene la última palabra. La lucha continúa.