Lun09252017

Last update04:05:48 PM

¿Tenemos democracia en Puerto Rico?

  • PDF

(San Juan, 1:00 p.m.) Con la aprobación de la ley Jones en el 1917, la mayoría de las disposiciones coloniales que estableció la ley Foraker quedaron en efecto. Aunque estableció algunos cambios en el gobierno interno de Puerto Rico, el colonialismo se fortaleció durante este período de gobierno.

En preparación para la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos estableció en Puerto Rico varias gigantescas bases navales, aéreo-navales y aéreas, como Roosevelt Road y Ramey Field, en Aguadilla.

Nuevamente, Puerto Rico asumió el rol geopolítico de defensa del Caribe y del Canal de Panamá. Al finalizar la Segunda Guerra Mundial y con la creación de la Organización de las Naciones Unidas, Estados Unidos decidió realizar uno cambios más bien cosméticos, al estatus colonial de Puerto Rico.

En primer lugar, permitió la elección del gobernador de Puerto Rico, en el año 1947, para las elecciones de 1948.

En segundo lugar, autorizó al “pueblo de Puerto Rico” a redactar una constitución. Ésta tendría que ser aprobada por el Congreso y estar bajo la Constitución de Estados Unidos. Las disposiciones de la Ley Foraker que regulaban el colonialismo en Puerto Rico, se vaciaron en la Constitución. Con la aprobación de este instrumento jurídico, el Congreso reservó para Estados Unidos: las relaciones internacionales, la moneda, la defensa militar y el poder de legislar sobre los puertorriqueños.

La Constitución fue presentada a la Organización de las Naciones Unidas como prueba de que Puerto Rico había obtenido un gobierno propio. El avasallador control que Estados Unidos tenía sobre la mayoría de sus miembros, hizo posible su aprobación. De esta forma Estados Unidos se liberó de la vergonzosa tarea de someter informes a la organización, sobre el progreso social, económico y político que exigía el Artículo 73e de la Carta de las Naciones Unidas.

Ya que Estados Unidos podía legislar sobre la Constitución de Puerto Rico, la misma nunca fue una carta orgánica soberana.

Por Estados Unidos engañar a Puerto Rico y al mundo entero con esa constitución, la lucha por la independencia y la prédica revolucionaria del Partido Nacionalista se recrudeció. Por largos años, el liderato del colonial Partido Popular Democrático, sostuvo la tesis falsa y engañosa de que Puerto Rico había firmado una ley de “Constitución y Convenio” con Estados Unidos lo que significaba que Puerto Rico había obtenido su completa autonomía.

Muy pronto, algunos líderes del, PPD se percataron de que todo había sido una farsa y abandonaron este partido.

Sostengo la tesis de que si Estados Unidos, con la colaboración del gobierno de Puerto Rico, no hubiese propiciado una gigantesca emigración de puertorriqueños hacia Estados Unidos, el crecimiento económico (sin desarrollo), que ocurrió en Puerto Rico, no hubiese sido posible.

Con el tiempo, distintas agencias del gobierno federal de Estados Unidos, usurparon los campos de acción de las agencias del gobierno de Puerto Rico. Todos comenzamos a sentir sobre nuestros hombros los efectos sociales, económicos y psicológicos del colonialismo en Puerto Rico.