Sáb09232017

Last update04:05:48 PM

Irma y el cambio climático

  • PDF

(San Juan, 11:00 a.m.) Como geógrafo profesional interesado en el cambio climático que está ocurriendo en el planeta, he estado alertando mediante mis escritos sobre sus consecuencias. He hecho observaciones, comparando datos meteorológicos disponibles y varios cientos de lecturas científicas que considero me capacitan para emitir una opinión bien informada.

El cambio climático ha existido en el planeta desde que éste surgió. Se produce hace millones de años por causas naturales en ocasiones muy lentas o con más velocidad. Diferentes factores inducen este cambio.

A partir del desarrollo de la revolución industrial del Siglo XIX, los seres humanos aumentaron el consumo de combustibles fósiles. La quema de estos combustibles libera bióxido de carbono y otros gases a la atmósfera. Paulatinamente se ha ido produciendo un efecto de invernadero. Este invernadero no permite la salida normal de los gases desde la atmósfera. Como consecuencia. se crea una capa de gases de invernadero. La radiación regresada al espacio por la tierra y los océanos se acumula produciendo un aumento en la temperatura del planeta. No adjudicamos únicamente responsabilidades por estos procesos por causa de las acciones del ser humano. También existen razones de orden natural. El problema reside en la aceleración del consumo de combustibles fósiles como la leña, el carbón, el petróleo y sus múltiples derivados como el gas natural y otros refinados para uso comercial.

Diferentes estudios científicos realizados han comprobado la tesis del efecto de invernadero producidos por el bióxido de carbono, el metano y otros gases, es completamente cierta. Otras posiciones contrarias carecen de suficiente base científica.

Algunos Intereses creados sobre todo en los sistemas capitalistas son los que niegan la existencia de un cambio climático inducido o acelerado por acciones causadas por los seres humanos, como en el caso de Donald Trump y Estados Unidos.

Una de las consecuencias del alza en la temperatura del planeta, que más afecta nuestra región caribeña es el aumento en la intensidad de los ciclones tropicales. Este aumento lo podemos comprobar con los embates de los huracanes Hugo y George.  Esta semana nos impactó indirectamente el catastrófico huracán Irma. Este poderoso ciclón alcanzó la clasificación máxima en la escala Saffir-Simpson. Sus vientos alrededor del centro (Ojo) soplaron a una velocidad de 185 millas por hora, a su paso por el Noreste de Puerto Rico. Irma destrozó la infraestructura en algunas Islas de las Antillas menores como San Martín, Barbuda y Saint Thomas.  Puerto Rico alcanzó fuertes vientos de tormenta tropical con ráfagas más fuertes en algunos lugares.

Aunque los ciclones se deben a muchos factores, incluyendo la temperatura del mar, la presión y la corriente del Niño en el Atlántico tropical, no cabe duda que el alza en su intensidad y frecuencia es producto del cambio climático.

Afortunadamente nuestra población fue informada por fuentes oficiales, del posible acercamiento de este fenómeno meteorológico a la isla. Fueron muchos los esfuerzos civiles realizados para movilizar cientos de personas hacia los refugios y lugares más seguros.