Lun11202017

Last update01:26:15 PM

Rosselló, Yulín y Vargas Vidot: ¿olvidaron ustedes a los muchachos del Tren?

  • PDF

(San Juan, 3:00 p.m.) Desde hace unos cinco meses, Jesús Daniel, nombre ficticio ofrecido por el entrevistado, vive en un campamento de deambulantes que se estableció en el estacionamiento de la estación del Tren Urbano de Centro Médico, en San Juan. Había salido de la cárcel, luego de cumplir una condena de 15 años por asesinato en segundo grado, y el único hogar que encontró fue un estacionamiento donde viven deambulantes. Jesús Daniel, un hombre afro descendiente de Carolina, con apenas 33 años, es padre de dos niños quienes viven con la madre de él.

En el estacionamiento de la estación de Centro Médico encontró una comunidad de 11 hombres adultos, algunos con problemas de salud, otros con problemas de droga-dependencia, o simplemente personas desplazadas por el paso de la vida en Puerto Rico. Han sido “refugiados” antes y después de Irma; antes y después de María. Ellos se auto-proclamaron los muchachos del tren.

Esta comunidad de hombres, según explicó Jesús Daniel, vive de forma armónica como una familia. Nadie critica. Todos comparten lo que consiguen o reciben de comida, agua y otros menesteres. Todos tienen una cama o bolsa de dormir, desplegada en los bancos que han asumido como su “hogar” o sección del estacionamiento. Allí reciben visita de sus seres queridos y amistades.

Pero lo más interesante, es que tienen un código, democráticamente conversado entre ellos de convivencia, por el cual, entre otras cosas, no permiten mujeres residentes. Solo hombres. ¿Por qué? Para evitar peleas por razones posesivas y/o de celos.

Lo curioso es que todo el mundo sabe que ellos están ahí. La organización de ayuda social, Iniciativa Comunitaria, la cual fundó y lideró por varias décadas el salubrista José Vargas Vidot, hoy senador independiente, conoce de la existencia de esta comunidad. Tal es su conocimiento que ante el paso de ambos huracanes, un vehículo de dicha organización pasó a recoger a los deambulantes y sus pertenencias, y los depositó en un refugio del gobierno. Pero una vez pasado el huracán, los volvió a buscar, y los volvió a depositar allí.

Igual pasa con el gobierno, el central que dirige Ricardo Rosselló y el municipio de San Juan, que dirige Carmen Yulín Cruz. Ambos gobiernos conocen de la existencia de esta comunidad, así como varias otras organizaciones comunitarias que les proveen asistencia, entre otros asuntos, comida diaria.

Ahora bien, como nos indicó Jesús Daniel, ellos no desean más ayuda de beneficencia. Ellos lo que desean es que como comunidad les permitan mudarse a un edificio donde todos puedan tener un departamento de un cuarto o de dos, donde puedan convivir y así poder superar la calle. Según explica el entrevistado, ellos han confrontado problemas en la vida de distinta índole. Pero lo que no desean es vivir “condenados” a ser refugiados/deambulantes de forma eterna.

Jesús Daniel, a nombre de su comunidad, hace responsable a los políticos, Rosselló, Carmen Yulín Cruz y Vargas Vidot de la miseria de vida en la cual ellos viven. Pensemos.

Fotografía: Neysa Jordán