Lun10162017

Last update08:09:34 AM

María y la pérdida de calidad de vida de los empleados

  • PDF

Transitando por los negocios de la economía formal en San Juan, descubrimos que para la mayoría de los empleados, es decir, personas asalariadas, el efecto del huracán María ha sido devastador. No necesariamente por el efecto climatológico sobre su persona, familia o propiedades, sino y en particular por las condiciones laborales. Ahora, y de forma justificada, muchos patronos de pequeñas y medianas empresas han modificado las relaciones laborales para reducir tiempo de trabajo, y en algunos casos los beneficios alcanzados por los empleados.

En visitas que conducimos a varios negocios, tanto de comida rápida, como supermercados, así como algunos pequeños empresarios, descubrimos que todos los empleados recibieron, luego del paso del huracán María, una reducción de sus horas de trabajo. Esto unido, en algunos casos, que los patronos negociaron la cancelación de algunos beneficios marginales, a cambio de mantener con un margen adecuado de horas laborales a sus empleados.

En una de las principales cadenas de comida rápida, entrevistamos a Carmen, nombre ficticio dado por la entrevistada, quien nos habló que antes y después del paso del huracán María, las condiciones laborales, y en particular la paga por hora por sus servicios seguía siendo muy mala. Para ella, luego de 11 años en su empresa, su salario seguía siendo de $7.40 la hora. Nos comunicamos con la gerencia para corroborar que ésta les paga el mínimo a sus empleados, no importa si llevan 11 o 28 años en la firma, pero no obtuvimos respuesta – razón por la cual hoy no ofrecemos el nombre de la empresa hasta poder corroborar la data.

Otra modalidad asumida por otras empresas ha sido dejar en suspenso la relación contractual con sus empleados hasta nuevo aviso. Es decir, los empleados no son “cesanteados”. Simplemente, las condiciones contractuales de sus empleos no se pueden re-iniciar luego del paso de María, por ende la “suspensión” del empleo y sueldo.

En fin, que María ha tenido efectos devastadores para la mayoría de la gente, muchos de los cuales aún no hemos comprendido o entendido. Lo cierto es que la vida en general, para todos y todas, se pondrá un tanto más precaria. Pensemos.