Mar11212017

Last update10:49:38 AM

¿Por qué no hacer responsable al capital y al gobierno?

  • PDF

(San Juan, 11:00 a.m.) Es curioso, pero todo indica que alguien es responsable por los procesos según han evolucionado en la isla, luego del paso del huracán María. Ese “alguien” responsable, como mínimo, debe asumir alguna obligación para con el pueblo de Puerto Rico que no lo ha pasado bien, ante la crisis, y cuando su sufrimiento se incrementó, por los errores que se cometieron.

Ante esto, no es desatinado iniciar una forma de búsqueda de soluciones, que nos permita comenzar a pedir una rectificación de cuentas. En otras palabras, que se haga justicia a favor del pueblo.

A manera de ejemplo, en un país donde los abastos nunca han faltado, no hace sentido que todas las mega tiendas nos exijan hacer una fila para entrar, supervisados uno por un empleado quien dirige a un grupo de 10 consumidores. Esto es, por decir lo mínimo, una falta de respeto a la dignidad del pueblo.

De igual forma, no hace sentido que la banca haya impuesto un régimen de hacer fila, fuera del banco, como forma profiláctica de controlar a los consumidores. En otras palabras, ¿por qué hay que hacer una fila en el banco, aún hoy, cuando tanto el sistema de comunicación como los fondos se encuentran disponibles.

Finalmente, no es posible seguir escuchando al gobernador de turno, Ricardo Rosselló, quien de forma cándida indica que él tiene un plan para energizar al país, el cual se habrá de cumplir para el 15 de diciembre. Mientras, todos y todas debemos de vivir con un sistema que no es confiable, y peor aún, asumir las consecuencias. En otras palabras, para el comercio, la estocada final ante la crisis financiera por la cual atraviesa el país se trata de un momento crucial que los puede llevar a la bancarrota.

Entonces, ¿no deberíamos de hacerlos responsables? ¿Al capital privado y al gobierno de Puerto Rico? Es momento de iniciar conversaciones y tomar acción. No nos podemos quedar administrando lo que queda de país, con los brazos cruzados. Pensemos.