Rosselló, la moratoria de los impuestos y el “toallazo” de la prensa comercial

alt(San Juan, 2:00 p.m.) Así porque sí, en medio de una crisis medio ambiental, el gobernador de turno, Ricardo Rosselló, por vía de las órdenes ejecutivas firmadas por él o por los decretos firmados por los secretarios de varias agencias, suspendió de facto y casi de jure, el pago de impuesto al estado. Según su teoría, esto era para incentivar la economía. Lo interesante es que lo hizo en medio de una crisis medioambiental y a su vez fiscal, el gobernador sin consultarle a nadie, decidió parar los recaudos del gobierno de Puerto Rico.

La comparecencia del gobernador el pasado martes al Congreso federal, en particular la vista ante la Cámara de Representantes, expuso lo alocado que había sido esta medida. Desde el presidente de la Comisión de Asuntos Insulares, Ron Bishop, hasta varios otros legisladores, le cuestionaron al gobernador Rosselló el porqué de esta medida. En principio, la idea es buena para ganarse el cariño del pueblo. Pero, para un país que está asediado por una Junta de Supervisión Fiscal, y por otro lado, bajo la autoridad de una juez federal que administra los ingresos y egresos del gobierno, la medida adoptada por el gobernador, es por decir lo mínimo un acto de irresponsabilidad gubernamental.

Pero lo interesante de esto, es lo poco que la prensa comercial en la isla, no así en los EE.UU., ha cubierto los desmanes que ha hecho el gobernador en la sana administración del país. En particular, porque más allá que nos guste o no la Junta de Supervisión Fiscal, los gobernantes en la isla, incluyendo hoy a Ricardo Rosselló, tienen la posición sub-silente de no asumir la responsabilidad primaria del gobierno que es pagar la deuda. Esto lo hacen mientras piensan en todo momento, que Washington y los fondos federales los habrán de cubrir.

Para nosotros lo más interesante es que pese a que no se cobraron impuestos, y más aún que el gobierno de Washington no transfirió toda la riqueza deseada por el gobernante de turno, Ricardo Rosselló, la economía de Puerto Rico se continuó moviendo con tropiezos, pero se continuó moviendo. Hubo crecimiento económico al Producto Nacional Bruto, por encima de la riqueza que no se generó y no se fugó del país (Producto Interno Bruto).

Para nosotros, un pueblo digno, no pagar contribuciones es una opción correcta de gobernante, pero eso no quiere decir que el estímulo a la economía no generó riqueza. La falta de impuestos, la crisis del huracán María, y las ayudas para los damnificados, generaron muchos beneficios económicos, lo único que el gobierno no se benefició. Dicho esto, el pueblo sí se benefició. Aquí hay un modelo de justicia económica en ciernes: estimular nuestro desarrollo económico sin pensar en los bonistas. Ahí hay una fórmula. Pensemos.