Mar01232018

Last update02:20:40 PM

Causas penales se debaten fuera de tribunales en Panamá

  • PDF

altEl debate en medios de prensa del expediente penal sobre los sobornos de Odebrecht a funcionarios panameños, confirman hoy lo que analistas consideran crisis político-judicial, cuyo nuevo capítulo es una carta abierta de un abogado defensor.

Se trata de las acusaciones contra Jaime Ford, exministro de Obras Públicas, quien, según un delator premiado con una leve condena, recibió dos millones de dólares de la constructora brasileña, como pagos ilegales por acciones para privilegiar a esa empresa.

Miguel Batista, su defensor, distribuyó a los medios este miércoles una misiva donde ataca al Ministerio Público (MP) al que acusa de haber 'pisoteado todos sus derechos constitucionales y humanos, violentando el principio fundamental a la presunción de inocencia' de su defendido.

El jurista, quien antes hizo airadas declaraciones frente a los periodistas, rechazó públicamente cada una de las pruebas presentadas contra Ford, y en su misiva aseguró que él 'no ha tenido ninguna relación con Odebrecht fuera de términos legales', ni tampoco con la Banca Privada de Andorra.

En una inusual reacción, el abogado reveló detalles de las evidencias presentadas por el MP, lo que otros de sus colegas consideran 'reserva de sumario', en respuesta a la nota del Ã'rgano Judicial sobre el acuerdo de delación premiada de un testigo quien aseguró la participación de Ford en el delito.

Para avalar el pacto ante el tribunal, la fiscal Zuleica Moore sustentó la eficacia de la colaboración, a través de la cual se conoció de una sociedad anónima a nombre del delator que recibió millones de dólares de la firma Aeon Group Inc., controlada por Odebrecht, y por esa vía Ford se benefició con dos millones de dólares.

La identidad del delator se mantiene en reserva 'por temor a su seguridad y la de su familia', según su defensa, aunque el diario La Prensa aseguró que fuentes judiciales confirmaron que se trata del empresario Jorge Espino, quien en su declaración vinculó al exministro.

Batista fue tajante al negar que su cliente tuvo relación con el supuesto depositante de Aeon Group Inc., y 'de Westfall Holding, S.A., no es suscriptor, ni dignatario, ni director, ni accionista, ni beneficiario directo o indirecto, ni ha suscrito contrato alguno con la misma, ni con alguno de sus representantes'.

Una consulta en línea sobre Westfall vinculada a Ford, arrojó que no aparece el exministro entre los directivos, pero el presidente es el abogado Edgardo Eloy Díaz, quien la prensa panameña consideró testaferro en varias ocasiones, y aparece en los Panama Papers vinculado a una treintena de sociedades anónimas.

'La Fiscalía imputó a nuestro cliente el delito de blanqueo de capitales. Este delito no se puede probar con la delación del delincuente internacional Andre Campo Rabello (exrepresentante de Odebrecht en Panamá) y el confeso Jorge Espino, quien asumimos actuó bajo coacción', según la carta del abogado.

Filtraciones de los expedientes a los medios, declaraciones públicas de víctimas y abogados, e incluso protestas con ofensas a jueces y fiscales, son violaciones conceptuadas en las leyes del país.