Whitefish: 30 preguntas aún sin contestar

alt(San Juan, 1:00 p.m.) El contrato con White Fish tiene visos de poder interpretarse como una historia de conspiración. El presidente de esa compañía, Andrew Techmanski, al igual que el Secretario de Interior estadounidense, Ryan Zinke, provienen del pueblo White Fish de Montana. El financista de White Fish, Joe Colonnato de HBC Investments, donó dinero a la campaña de Donald Trump. El Secretario de Interior, Ryan Zinke, se reunió con el Presidente Trump después de firmarse el contrato. La firma del mismo tiene múltiples irregularidades que no han sido explicadas a satisfacción del pueblo, entre ellas:

El contrato con White Fish por $300 millones fue firmado no por Ricardo Ramos, sino por Ramón Caldas, Jefe de la División de Suministros de AEE, el 27 de septiembre de 2017, siete días después del Huracán María.

AEE no solicitó ayuda a American Public Power Association (APPA). Algunos alegan que sí se consultó pero que la APPA estaba muy ocupada en el rescate de Texas y Florida. ¿Cuál es la verdad?

White Fish tenía solo dos empleados antes del Huracán María. Se suponía que contrataría 300 empleados para venir a Puerto Rico.

AEE alega que el contrato fue revisado y aprobado por FEMA; sin embargo, FEMA dice que eso es falso, que no revisaron el contrato con White Fish. ¿Quién tiene la verdad?

El contrato expresa que el gobierno no tiene poder para auditar o revisar el costo y la ganancia que provee el mismo y que el gobierno de PR no reclamará a la compañía por tardanzas en realizar el trabajo.

¿Cuál es la explicación para que un oficial de AEE firme un contrato que no ofrece garantía alguna para proteger los intereses del pueblo de Puerto Rico, y que los abogados de AEE hubiesen aceptado esos términos?

Alejandro De La Campa era Director de FEMA desde el 17 de septiembre de 2017. El 11 de octubre de 2017 dejó de ser Coordinador Federal de FEMA y fue substituido por Myke Byrne, pero continuó como Director de FEMA para Puerto Rico y el Caribe. El contrato final se firmó el 17 de octubre de 2017. Si FEMA iba a pagar, ¿cuál de los oficiales de esa entidad debió haber evaluado y aprobado el contrato?

La Secretaria de Prensa de Casa Blanca, Sarah Sanders, niega participación alguna de la Casa Blanca en la otorgación del contrato--fue una decisión de las autoridades locales de Puerto Rico. Se refiere al contrato como uno corrupto, pero que se estará realizando una auditoría.

Sierra Club, una organización fundada el 28 de mayo de 1892 para proteger el ambiente, declaró el 20 de octubre de 2017 que no se puede confiar en esta administración y se debe realizar una investigación y cancelar el contrato. Oficiales de Sierra Club indicaron que el Secretario Zinke y la administración de Trump están usando la devastación ocurrida en Puerto Rico para ayudar a sus amigos a obtener ganancias económicas.

El 29 de octubre de 2017, el gobernador Rosselló solicitó a la Junta de Directores de AEE que cancelaran el contrato. Esa Junta fue designada por el propio gobernador; o sea, que responden a él.

La decisión de Ricardo Ramos de no asistir a la vista inicial del Comité de Energía y Recursos Naturales fue muy mal recibida por el Congreso y la ciudadanía.

La comunicación del presidente de la Junta de Gobierno de AEE respaldando la decisión de Ricardo Ramos de no asistir a la vista del Congreso debido a que su presencia en la isla era necesaria para continuar los trabajos de recuperación es muy poco convincente.

El gobernador Rosselló pudo haberle ordenado a Ricardo Ramos que asistiera a la vista del Congreso. ¿Por qué no lo hizo?

El 14 de noviembre de 2017, el gobernador Rosselló testificó ante el Comité de Energía y Recursos Naturales del senado estadounidense. El senador Mike Lee, republicano de Utah, arremetió contra el contrato de White Fish como ejemplo de la corrupción que plaga la AEE y dijo, “el pez blanco no nada solo, en muchos contratos se le roba al pueblo”.

El gobernador Rosselló y su gobierno perdió credibilidad ante el Congreso norteamericano. En la vista del Comité del Congreso prometió que habrá transparencia con relación a los trabajos de reconstrucción de PR.

La Comisionada Residente Jennifer González expresa que el gobierno de Puerto Rico continúa con una pobre credibilidad entre los congresistas norteamericanos.

Aunque la Juez Swain no aceptó la designación de Noel Zamot como oficial a cargo de AEE, no se descarta que el Congreso designe un síndico para administrar los $94 billones que solicita el gobernador Rosselló para la reconstrucción del país.

El 17 de noviembre de 2017, Ricardo Ramos renunció a la dirección de AEE alegando problemas personales. Sin embargo, el gobernador Rosselló alegó que la permanencia de Ramos en el puesto era una distracción y designó al Ingeniero Justo González como director interino.

¿Cómo se explica que si el contrato con White Fish fue cancelado por qué esa compañía sigue operando en el país? Aparentemente la cancelación no tenía efecto inmediatamente sino que estaba condicionada a la terminación de una parte del proyecto de reconstrucción. Ahora se dice que White Fish terminará sus labores el 30 de noviembre de 2017.

White Fish está reclamando el pago de $83 millones por sus labores. ¿Quién pagará si FEMA rehusa ese pago?

Pero hay otro contrato que no ha recibido el escrutinio deseado pero que puede ser igual de encandaloso que el de White Fish. Se trata del contrato firmado con Cobra Acquisitions, LLC. Esta compañía es una subsidiaria de Mammoth Energy Services de Oklahoma. Esa subsidiaria fue creada en el segundo trimestre de 2017, es aun más joven que White Fish.

Oficiales de Cobra visitaron a Puerto Rico después del Huracán María y le ofrecieron sus servicios a la AEE, con la que no habían tenido relaciones comerciales anteriormente.

El Director de Mammoth Co. Arty Straehla alega que FEMA estuvo presente mientras se tramitaba el contrato. El contrato se firmó el 19 de octubre de 2017 y el 20 de octubre de 2017 AEE le adelantó $15 millones a Cobra. Cobra facturará cada 15 días mientras dure el contrato de 120 días.

En una vista de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, el 1 de noviembre de 2017, el Representante Peter DeFazio preguntó a Brock Long Administrador de FEMA nacional si alguien de FEMA aprobó el contrato. Long le contestó que ningún abogado de FEMA hubiese aceptado ese contrato y añadió: ese no es nuestro contrato y además nosotros no aprobamos contratos!!

Una portavoz de Mammoth Co. le informó a CNN que el contrato es entre AEE y Cobra y no con FEMA.

¿Ese contrato de Cobra fue avalado por la Junta de gobierno de la AEE? ¿Tenía el gobernador conocimiento de ese contrato?

Oklahoma el estado de Mammoth Co y su subsidiaria Cobra es el estado del Administrador de EPA Scott Pruitt quien de acuerdo a fuentes estadounidenses tiene una relación estrecha con las compañías que contrataron con AEE.

Cobra es la compañía que tiene dos barcos en el puerto de Yabucoa y donde sus residentes se quejan que aun no tienen electricidad.

Los abogados de FEMA se han planteado la pregunta sobre si los contratos de Cobra y White Fish cumplen con los requisitos de esa agencia.

Cuando tres transformadores se combinan en función Delta producen corriente de 120 voltios, de 240 voltios y una corriente de 208 voltios. El voltaje de 208 voltios es un voltaje no deseado, que no tiene utilidad excepto para hacer mediciones. A esa corriente de 208 voltios se le denomina como “TEASER”. Teaser se traduce al español como rompecabezas, tomadura de pelo, burla, fastidiar y martirizar. Todos esos significados se aplican a los contratos de White Fish y Cobra con AEE.

Todas las personas o entidades involucradas en este contrato han pedido una investigación. Este será el contrato más investigado de este gobierno. Será investigado por FEMA, Casa Blanca, el Congreso, FBI, Oficina del Contralor de Puerto Rico, la Legislatura y otros. ¿Fue este contrato impuesto por el gobierno federal?

Esto evidencia que el éxito tiene muchos padres y el fracaso sigue siendo huérfano.

La crisis humanitaria ha sido horrible especialmente para los pobres. Están tratando de sobrevivir, no tienen comunicación telefónica ni celular y por falta de electricidad tampoco tienen acceso a la televisión. La información que reciben es fragmentada. Los puertorriqueños en la diáspora saben más de lo que ha ocurrido en la isla que los que han permanecido en el país. Pero aun así el pueblo en general merece una explicación por parte del gobierno.

Puerto Rico tiene que levantarse del desastre causado por el Huracán María pero también tiene que sobrevivir la crisis económica y reclamar la solución del estatus colonial al Congreso y ante la comunidad mundial.

¿Estará Ricardo Ramos listo para escribir “Mi tocayo, el gobernado?