Lun12182017

Last update10:00:40 AM

Pagar contribuciones federales no es la solución

  • PDF

alt(San Juan, 12:00 p.m.) En un nuevo acto de desesperación ante el Congreso Federal, la Comisionada Residente Jennifer González, junto a los presidentes legislativos de Puerto Rico, Tomás Rivera Schatz (Senado) y Johnny Méndez (Cámara de Representantes) andan de forma desesperada intentando que en el comité de Conferencia de dicho cuerpo se legisle a favor del reconocimiento que Puerto Rico es una jurisdicción doméstica para los EE.UU. El movimiento que hacen estos políticos locales, contrario a término dentro del propio partido de ellos, el Partido Nuevo Progresista, es buscar dicho reconocimiento para Puerto Rico dentro de la reforma tributaria de dicho país, a cambio de que los boricuas de la isla paguen contribuciones federales.

Lo curioso es que esta idea, un tanto dirigida a lograr la incorporación de la isla al Sistema tributario de los EE.UU. como paso previo a la incorporación de la isla a la federación de dicho país, es una forma de proclamar la estadidad para Puerto Rico. Lo interesante es que, al hacerlo, las fuerzas estadísticas comandadas por Jennifer González, intenta crear un procedimiento que revierta los casos insulares de 1901, así como el artículo 3 de la Ley Jones de 1917. Se trata de un golpe de estado por vía de engaño.

Lo interesante es que tanto la prensa comercial como los sistemas mediáticos de la isla, no han sido críticos con este proceso. Salvo Jay Fonseca, quien sí ha discutido este ángulo, el resto de los sistemas mediáticos no les interesa cuestionar sí el pago de contribuciones federales es un movimiento amparado bajo alguna legalidad, o sí el mismo responde a una petición del pueblo de Puerto Rico.

Para los que creen en la independencia de Puerto Rico, el solo movimiento de las fuerzas anexionistas es un atentado contra el destino soberano y libre de la isla. Pero lo más problemático, es que nadie salga a disputar si este movimiento que los políticos locales hoy impulsan tenga tan poco cuestionamiento a nivel social en la isla. Todo indica que el pueblo apoya dicha gestión. Pensemos.