Mar10162018

Last update01:30:28 PM

Una experiencia personal del hostigamiento sexual en Puerto Rico

  • PDF

alt(San Juan, 12:00 p.m.) El hostigamiento sexual en el trabajo es una de las cosas más denigrantes que puede sentir una mujer. Se trata de forzar una situación sexual no deseada. Los individuos que practican este acoso son por lo general protegidos por un sistema patriarcal, aunque existan leyes laborales que amparan a la mujer como la Ley 17.

Mientras trabajé en College Board en el 1989 no era común hablar de casos de este tipo de hostigamiento. Mi denuncia de acoso por parte de un gerente de proyecto fue tomada como un asunto sin importancia en el que inmediatamente se le concedió credibilidad al hombre que me hostigó e hizo insinuaciones sexuales y que boté de mi oficina. Se me sacó del trabajo por dos semanas solo por el mero hecho de no aceptar la versión del abogado de la compañía en la que se negaban los sucesos y se me imputaba no tener estabilidad, violando así mi derecho a un juicio justo y se asumían roles que solo le corresponden a un médico. La mujer que denuncia el hostigamiento sexual está loca, sería la conclusión. Para mi sorpresa me enteré años después que se habían hecho declaraciones de testigos ante mi ausencia.

El individuo acosador fue tratado de manera especial, casi premiado. Pero mi denuncia ante la Comisión de Derechos de la Mujer, ante la Comisión de Derechos Civiles y el Departamento del Trabajo tuvo fruto. Dos años después gané el caso por fallo del Secretario del Trabajo, licenciado Ruy Delgado Zayas. Aunque los esfuerzos fueron duros, y muchas las vejaciones a las que fui sometida, no me arrepiento de haberle abierto el camino a muchas mujeres que han sufrido este tipo de acoso con miedo, sin recursos para enfrentarle. Tuve la suerte de tener el apoyo de Velda González, senadora que luchó por los derechos de las mujeres, y de la representante Zayda Cucusa Hernández, quienes me tendieron su mano con total solidaridad. Tengo fe en que mi denuncia y triunfo hayan significado un nuevo camino para muchas mujeres puertorriqueñas.