Jue08162018

Last update02:46:57 PM

Ricky Rosselló no para de mendigar

  • PDF

alt(San Juan, 4:00 p.m.) Ricardo Rosselló, el gobernador de turno de Puerto Rico, no para de mendigar. En el día de hoy, ante la falta de transferencia de la totalidad de fondos asignados hace unos meses al gobierno de Puerto Rico por parte del Departamento del Tesoro federal, éste ha enviado una carta a los líderes congresistas para que le den “su dinero”. El gobierno federal había aprobado hace unos meses una transferencia de dinero de emergencia de $4700 millones de dólares, pero al sol de hoy no lo transfieren, y peor aún solo han garantizado transferir poco menos de la mitad de dicho dinero, o la suma de $2.03 mil millones.

La reacción del gobernador fue criticar al Departamento del Tesoro, y solicitarles a los líderes congresistas, que respondieran forzando el pago inmediato del balance adeudado. Esto lo hizo por vía de una carta enviada al líder de la mayoría en el Senado federal, A. Mitchell McConnell; y al líder de la minoría en el Senado, Charles E. Schumer; al líder de la mayoría en la Cámara de Representantes, Paul Ryan; y a la líder de la minoría en la Cámara, Nancy Pelosi.

El problema de Rosselló es su necesidad de solicitar, pedir o mendigar fondos federales para desarrollar a Puerto Rico. Ahí yace su incapacidad. El gobierno de la isla ha demostrado ser el único con limitaciones para “levantarse” o “echar pa’ lante”. Mientras el pueblo, desde los micro empresarios hasta los pequeños y medianos empresarios, han logrado activar sus economías y crear movimiento. De igual forma el capital transnacional corporativo lo ha hecho. La pregunta es por qué el gobierno no lo hace, y limita sus iniciativas a pedirle dinero al Congreso.

El meollo de la resistencia del Congreso no ser muy flexible para con las solicitudes del gobernador de turno Rosselló yace en los problemas de corrupción y transparencia financiera que su administración ha confrontado luego del paso del huracán María. También dado por los datos falsos que éste ha informado en cuanto a la capacidad financiara de su gobierno y los dineros que realmente existen en las arcas del gobierno. Ante es momento de iniciar un modelo alterno de gobernanza económica que prescinda de las lógicas del gobernador Rosselló. Pensemos.