Vie05252018

Last update12:04:30 PM

Rosselló y el manejo de los impuestos

  • PDF

alt(San Juan, 10:00 a.m.) Ricardo Rosselló, el gobernador de turno de Puerto Rico del Partido Nuevo Progresista (PNP), se ha convertido en un “mago de las finanzas”. Intenta por todos los medios de reducir las tasas contributivas, no hay visos de desarrollar nuevos mecanismos de captación, y estira su propuesta hasta que la Junta de Supervisión Fiscal o la Corte Federal para el Distrito de Puerto Rico, lo detienen. En realidad, es un “mago”, o como dirían en la calle común y corriente de Puerto Rico, es un “truquero”.

Su más reciente idea, reducir los impuestos que se cobran por la venta del valor añadido (IVU), es reducir ciertas instancias del 11.5 por ciento dominante a varias iniciativas fluctuantes, entre un 4 por ciento a un 7 por ciento. Esto dependiendo el negocio que su administración desee beneficiar.

A manera de ejemplo, luego de cuatro meses de haber suspendido el IVU, luego del paso del huracán María el pasado 20 de septiembre de 2017, el gobernador eliminó el pago de este impuesto de las ventas al delatar en los restaurantes en general, y los de comida rápida en particular. Este sector reclamó la eliminación total de este tributo.

La respuesta del gobernado en su nueva propuesta tributaria la cual está presta a ser presentada en la legislatura es reducir el impuesto general del IVU del 11.5 a 7 por ciento en los restaurantes de comida rápida. Esta idea se recibió con cierta alegría. No obstante, ahora nos enteramos de que viene condicionada a pagos de forma electrónica y por otro lado, siempre y cuando los negocios cumplan con ciertos requisitos.

En otras palabras, es correcto que los pequeños y medianos comerciantes del país, reclamen ahora que han sido engañados. Es válido. Pero luego de tantos meses desde enero del 2017, de estar bajo la impresión de vivir diariamente un acto de magia en la isla, la contradicción en la nueva propuesta del gobernador no es más que el “último truco” en la avenida. Pensemos.