Lun10222018

Last update09:20:47 AM

Keleher y su reforma educativa nos va a dejar sin país

  • PDF

alt(San Juan, 2:00 p.m.) La educación puertorriqueña está en crisis. A pesar de que el gobierno aprobó una reforma educativa esta no atiende los problemas pedagógicos de los estudiantes sino que promueve una semiprivatización de las escuelas públicas. La nueva ley indica que la Secretaria debe desarrollar un currículo y unos protocolos donde se delinearán los procesos a seguir para mejorar la educación pública. La reforma educativa crea escuelas chárter y provee vales educativos para pagar escuelas privadas. En otras palabras, la administración de Ricardo Rosselló Nevares se declaró incapaz de proveer una educación pública de excelencia.

Para completar el cuadro tétrico de la incompetencia Julia Keleher, Secretaria de Educación, anunció el cierre de 283 escuelas y la aglomeración de estudiantes en escuelas puntuales en los municipios. Entre las escuelas a cerrarse están 45 escuelas de excelencia. No se tomaron consideración el impacto que estos cierres tendrán en las comunidades. Tomando Mayagüez como ejemplo podemos decir que la decisión es nefasta.

En la Ciudad de las Aguas Puras las escuelas elementales se consolidarán en la Escuela Manuel A Barreto, un edificio con múltiples fallos estructurales, carente de un patio interior, rodeado de un terreno desmantelado y pasillos oscuros. Para completar la escuela no tiene comedor escolar. Además existen rivalidades entre comunidades que pueden llevar a enfrentamientos violentos entre los padres de los alumnos.

No podemos continuar engañándonos. El montaje de la reforma educativa no es otra cosa que un atentado contra la educación pública. Descalifica al magisterio de las escuelas públicas y favorece la educación privada. ¿Cómo es posible que un gobierno rechace el sistema educativo estatal y reniegue del trabajo de los maestros? ¿Cómo es posible que una Secretaria de Educación atente contra el magisterio y el sistema educativo que representa?

La realidad es que la reforma educativa demuestra una negligencia crasa en contra del estudiantado y del profesorado. A este gobierno no le importa la educación. Hasta ahora el único interés que han demostrado tiene que ver con mercadeo y el alquiles o venta de las escuelas públicas.

Es necesario hacer una verdadera reforma educativa donde se tomen en cuenta las modalidades pedagógicas modernas, su impacto en los estudiantes y se capaciten los maestros.

“Lo triste de todo esto es que la supuesta reforma no conlleva cambio de currículos, libros, materiales didácticos. Sólo cierre de escuelas, movimiento de maestros y estudiantes sin saber que conlleva para ellos. No es reforma es como "ahorro". A costa de la educación de nuestros niños”, indica Ivette González en las redes sociales.

¿Cuál es la agenda oculta detrás de esta supuesta reforma?

La desarticulación del sistema de educación pública implica poner la educación de los niños en manos “cuestionables”. Los chismes de pasillo en el Capitolio comentan que algunos legisladores le han ofrecido escuelas chárter y vales educativos a grupos religiosos ortodoxos y a empresarios privados como pago por sus aportaciones económicas para las campañas políticas.

Una educación ortodoxa conlleva enfatizar valores discriminativos, homofóbicos, xenofóbicos… Pero, peor aún, restringe el pensamiento crítico y convierte a los estudiantes en entes serviles fáciles de manipular. La libertad de pensamiento es un derecho humano, cuando intentan controlarlo es un atentado contra la humanidad misma.

A todo eso se le debe añadir la despuertorriqueñización del sistema educativo. Durante la administración de Luis Fortuño el entonces Secretario de Educación, Carlos Chardón (enero 2009 - noviembre 2009) eliminó del currículo escolar las obras de algunos de nuestros escritores más emblemáticos: Edgardo Rodríguez Juliá, José Luis González o Juan Antonio Ramos además del mexicano Carlos Fuentes, entre otros, por considerarlas antiestadounidenses y promotoras del sentido identitario puertorriqueño. Algo similar parece cocerse detrás de esta infame reforma educativa.

Una nueva ola de americanización parece estar oculta detrás de la susodicha reforma. Adoctrinar a las nuevas generaciones para convertirlos en fanáticos descerebrados es al final la única agenda presente en esta reforma mal intencionada.

La administración Rosselló Nevares está plagada de decisiones nefastas para el bienestar del país. No contar con una verdadera reforma educativa implica desmantelar el sistema público de educación y sumir a la sociedad en la peor crisis existencial de su historia.

Mantengamos la vigilancia, protejamos la educación de las nuevas generaciones, incentivemos el pensamiento crítico, luchemos por mantener las libertades civiles, defendamos los derechos humanos y preservemos la democracia.

y se fortalezca el sentido identitario.

“La educación ha evolucionado y se han desarrollado nuevas técnicas para fortalecer las destrezas de los estudiantes”, asegura Rubén E. Asencio, maestro retirado. “Nada es estático, sin embargo los problemas surgen cuando modificamos técnicas sin haber analizado a profundidad su impacto en los estudiantes y se carece de la data correcta para evaluar los costos”.

Puerto Rico se ha quedado rezagado debido a la ingerencia de los políticos en el sistema y la negligencia de los administradores.