Mar08142018

Last update03:50:23 PM

La Junta abolió el gobierno central

  • PDF

alt(San Juan, 2:00 p.m.) La Junta de Supervisión Fiscal, creada al amparo de la ley PROMESA del 2016, ha demostrado en las pasadas semanas, que está en control, y que de facto el gobierno central está dejando de existir. Es un asunto interesante, que nadie reconoce o acepta, pero el gobierno central, ese que dirige el gobernador Ricardo Rosselló, cada día pierde más poder, control, y su gestión pasa a segundo plano bajo la jurisdicción de la junta.

El momento más reciente de este dramático cambio de dirección es en el día de hoy, el recorte que le hizo la junta a la oficina del gobierno de Puerto Rico en Washington (PRAFA), para la cual le recortaron $180 millones de su presupuesto operacional. Esto parece una tontería, pero es algo significativo: la junta ya está de plano interviniendo en el control del gasto público operacional.

Es curioso, pero desde la decisión judicial de Pueblo v. Sánchez Valle, es poco lo que hemos examinado como el otrora gobierno del Estado Libre Asociado ha comenzado a desaparecer. La transición a un gobierno con cierta lógica, se ha convertido en un gobierno que va reduciendo su existencia y presencia, y donde la reestructuración por parte del gobierno federal pasa por varios niveles de la gobernanza colonial. Es real que el gobierno ya no tiene tanto poder, y es real que la junta se va imponiendo poco a poco, controlando la vida diaria de todos y todas nosotros en la isla.

Lo interesante, y esto es lo desconocido, que nadie tiene claridad si el futuro es la abolición del gobierno de Puerto Rico, y la intervención directa del Congreso. Esto todo, bajo el principio de que hay que rectificar la corrupción existente en Puerto Rico. Entonces, lo que estamos viviendo es la presencia sin restricción del Congreso en la isla, por vía de la Junta. El futuro, ¿será un gobierno desde Washington aplicado en el territorio colonial? Pensemos.