Lun12102018

Last update10:31:08 AM

Nina Droz denuncia a oficiales ligones y abusos en la cárcel federal

  • PDF

alt(San Juan, 10:00 a.m.) El pasado martes Nina Droz Franco fue sentenciada por la Juez Aida Delgado Colón, a 36 meses de prisión siguiendo el preacuerdo firmado con la fiscalía federal. Este preacuerdo fue trabajado mientras Droz estuvo representada por la oficina del Defensor Público Federal. Luego Droz solicitó cambiar de abogado, y se le asignó a la licenciada Lydia Lizarribar, quien la representó durante la sentencia. Droz aprovechó el momento de su alocución para denunciar violaciones civiles y abusos cometidos por el Negociado de Prisión Federal, contra ella y otras mujeres reclusas.

Específicamente señaló por nombre y apellido a los oficiales correccionales Antonio Cesany y Roberto Guzmán. En particular dijo que Cesany hostiga a las reclusas con asuntos personales y llamadas telefónicas. Guzmán por su parte liga (mirada voyerista) a las reclusas mientras estas se duchan. Nina alegó haber sido víctima de esa conducta en varias ocasiones. Indicó además que, al reportar dicha conducta en la cárcel, ha sido reprendida y enviada al llamado “hueco”, que es encierro en solitaria. La Juez Aida Delgado indicó que iniciaría una investigación sobre sus denuncias.

Desde que Droz fue arrestada y recluida en la cárcel federal ha estado sujeta a abusos por parte de oficiales y personal del sistema correccional federal. A Droz se le niega acceso a los formularios para entablar querellas, y se le castiga quitándole visitas de familiares y amigos. También ha levantado su voz de denuncia por el trato hostil que reciben otras compañeras, por burlas de oficiales y personal corrección. Relató que posterior al huracán María, las dejaron sin bañarse por siete días, les dijeron que si tenían sed tomaran agua de los inodoros, las tenían sin ventilación alguna, no le proveyeron productos de higiene y cuidado personal. Señaló, que ese trato hostil es un modo de torturar a las reclusas.

Droz también denunció la falta de tratamiento médico y el tratamiento inadecuado para atender a reclusas con cáncer, VIH, diabetes, tumores en la piel u otros padecimientos. Han habido pacientes con fracturas que solo le dan ibuprofeno, sostuvo.

Es importante recordar que por situaciones similares a las que denuncia Droz, comenzó el pleito federal de Morales Feliciano, para mejorar el sistema carcelario de Puerto Rico. Ese caso resultó en multas millonarias impuestas contra el gobierno de Puerto Rico.

Por lo bajo se dice que el Centro Metropolitano de Detención, está peor que muchas cárceles estatales; y que la corrupción de oficiales y personal, que se prestan para traficar contrabando de celulares y sustancias, es común. Sin embargo, si un recluso o reclusa quiere denunciarlo es castigado.

Entonces, hay que preguntarse: ¿Es que el sistema de corrección federal está por encima de la propia ley federal? ¿Es que la fiscalía y la corte federal conocen de estos abusos y se hacen de la vista larga? ¿Es que justificamos el maltrato institucional porque se trata de confinados? Ojo al pillo, que hoy eres oficial y mañana puedes ser recluso.