Lun09242018

Last update09:50:23 AM

Lersy Boria, Víctor Manuelle y la violencia de género

  • PDF

alt(San Juan, 4:00 p.m.) Recientemente el gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, nominó a la Lcda. Lersy Boria como directora designada de la Oficina de la Procuradora de la Mujer. Salvo en el momento inicial, cuando se nombró a la Lcda. María Dolores Fernos, el campamento feminista se ha opuesto de forma continua a otras nominadas, por ser las mismas representativas de nominaciones políticas en lugar de por su tradición feminista en el país, como sucedió en el caso de Fernos.

Ahora bien, la designación de Boria, una joven abogada, de origen humilde pero lleno de dignidad familiar, y procedente de Carolina, ha causado un sentimiento encontrado en varios sectores de la comunidad feminista y progresista. Egresada de la Faculta de Derecho Eugenio María de Hostos, la joven Boria debe tener el talento básico y la experiencia suficiente para dirigir una oficina de promoción de bienestar a las mujeres.

Se enfrenta su nombramiento con un país que mantiene un bajo perfil en lo que es la violencia de género, si uno se deja llevar por las estadísticas existentes. Ahora bien, la licenciada Boria se inserta en un país con una gran sensibilidad y repudio social a todo lo que sea la violencia de género. En esto la Oficina de la Procuradora de la Mujer ha sido muy exitosa.

Ahora bien, donde no ha sido exitosa esta oficina ni nadie en el país es en detener al capital y sobre todo al sistema mediático, el cual de una forma u otra promueve la violencia de género. Es curioso, en un país tan dogmático para algunas cosas, el cantante de salsa Víctor Manuelle y el de música urbana Farruko, sobreviven con la canción “Amor duro”, sin que nadie los critique, donde abiertamente ambos cantantes hacen una elegía a favor de la violencia doméstica.

Entonces, Boria como su predecesora, la licenciada Carmen Lebrón, como la anterior, Lcda. Wanda Vázquez, no han podido modificar aún la cultura del país que de una forma u otra legitima la violencia de género. Pensemos.