Mié11212018

Last update02:28:50 PM

Puerto Rico en el subdesarrollo: 2,975 muertos luego del huracán María

  • PDF

alt(San Juan, 9:00 a.m.) Hay una obsesión con declarar que luego del paso del huracán María, Puerto Rico tuvo cerca de tres mil víctimas. Como se manejen las estadísticas, su recopilación y análisis, la cifra puede ser aún mayor. Para eso, varios estudios, el más prominente el de la Universidad de Harvard, puso la cifra en sobre cuatro mil muertos. El estudio oficial del gobierno de Puerto Rico, realizado por la Universidad de Georg Washington, pone la cifra en cerca de tres mil. Ahora bien, ¿en serio que murió tanta gente luego del paso del huracán María?

El problema ha sido como se cuentan las personas que murieron, y en particular hasta cuando te siguen contando. En esta medida, el estudio oficial de la Universidad de George Washington, extendió las muertes, desde el 20 de septiembre del 2017, hasta el 28 de febrero del 2018. Es decir, seis meses luego del huracán, la gente que murió en la isla, por falta de servicios eléctricos o de salud, son a consecuencia del huracán María.

Lo interesante es que sea la cifra de Harvard o de George Washington, a Puerto Rico se le ha aplicado una lógica estadística que lo convierten de facto en uno de los lugares más atrasados, o subdesarrollados del mundo. En otras palabras, aquí las casas de cemento protegieron a cerca de tres mil personas de no morir cuando pasó el huracán. Lo que no se pudo sostener fue la calidad de vida de estas personas y su bienestar luego del paso del huracán, por lo cual se murieron. En este sentido, solo un país subdesarrollado no logra garantizar la calidad de vida de su población luego de un evento atmosférico.

Es decir, María no fue un huracán. Fue una plaga, una epidemia que siguió multiplicando muertes luego de su paso, lo cual nos indica que tanto el sector público como privado en la isla no tienen la capacidad de garantizar el bienestar de la población. De eso trata el subdesarrollo.

Ahora bien, el efecto político de esta condición de subdesarrollo es también indicado por el informe de la Universidad de George Washington, cuando se alega que Puerto Rico tuvo una pérdida poblacional de 241 mil personas que simplemente se fueron del país y no volvieron. Según ellos la población hoy está en apenas poco más de 3 millones de personas.

Ante este cuadro, lo único que se impone es el discurso estadista del gobernador de turno Ricardo Rosselló, como el panacea para reformar a la isla. Dicho esto, sería más elocuente promover la independencia de la isla en este momento. A la luz de la experiencia del huracán María, tanto nos fallaron los gobierno estatales como federales, así como el sector privado. Pensemos.