Dom05262019

Last update10:14:36 AM

Swain, COFINA y la reestructuración de la deuda, ¿estaremos mejor?

  • PDF

Image result for judge swain(San Juan, 11:00 a.m.) En el día de ayer, la juez federal Laura Taylor Swain inició un nuevo capítulo en la reestructuración de la deuda pública del gobierno de Puerto Rico y sus dependencias, al aprobar el plan propuesto por la Junta de Supervisión Fiscal, la Corporación del Fondo de Interés Apremiante (COFINA) y un grupo de bonistas. Bajo dicha reestructuración, unos pierden, otros no pierden tanto, y la deuda y su pago se sostiene por 40 años más para dichos bonos.

Esta corporación, creada bajo la administración del entonces gobernador Aníbal Acevedo Vilá, se hizo para “jugar” con la deuda constitucional legítima, que impide que el gobierno de Puerto Rico se endeude en más de un 15 por ciento de sus recaudos anuales por el término del año fiscal y el año fiscal que le precedió. Bajo dicho esquema legal, adscrito al entonces Banco de Desarrollo Gubernamental, COFINA emitía deuda, recibía una porción del pago del Impuesto sobre Ventas y Uso (IVU), para satisfacer y honrar los bonos emitidos. Un esquema perfecto de crear nueva deuda sin nombrarla “constitucional” y de esta forma evadir sus restricciones.

Este esquema nos llevó a que en el año 2011, 13 mil millones de dólares se adeudaran por esta vía. Hoy de los 72 mil millones adeudados por el gobierno de Puerto Rico, el 25 por ciento es parte de la deuda de COFINA, la cual fue reestructurada y autorizada ahora por la juez Swain. Entonces, la pregunta que uno se debe hacer, es si los gobiernos de Acevedo Vilá, Luis Fortuño (2009-2012) y Alejandro García Padilla (2013-2016) deben ser responsables ante dicho despilfarro de dineros y la creación y utilización de un esquema de dudosa legalidad. Por lo pronto, hoy reconocemos que se trató de un esquema de gobierno.

Los acreedores del gobierno, algunos externos otros internos, han de cobrar el 75 por ciento del valor de sus bonos. Mientras, el gobierno de Puerto Rico estará obligado a pagar esta deuda por los próximos 40 años. Dicho esto, la vida de muchos y muchas de nosotros se verá comprometida por esta decisión. Lo cierto es que la juez Swain está consciente del impacto en las generaciones actuales y futuras, pero como indica su resolución, esto se hizo “por nuestro bien”. Pensemos en lo terrible de la decisión de la juez Swain. Pensemos en lo terrible.