Dom04212019

Last update08:58:16 AM

Roselló es colonizado por Yulín para enfrentarse con Trump

  • PDF

alt(San Juan, 9:00 a.m.) Solo mentes colonizadas pueden pensar que para enfrentarse al poder imperial de los EE.UU., hoy traducido en la figura de Donald Trump, usted debe reproducir la misma violencia que él infunde como forma de establecer respeto. De esta forma reconocemos que el gobernador de turno en Puerto Rico, Ricardo Rosselló, amenazó al presidente de EE.UU., Donald Trump, de darle un puño en la boca si éste se ponía hostigador (traducción correcta para bully). Uno se pregunta, sin entretener a la figura de Trump, ¿uno espera de su gobernante de turno que sea igual de violento que el poder metropolitano?

Es curioso, pero Carmen Yulín Cruz Soto, alcaldesa de San Juan, luego del paso del huracán María, “tomó control” de las riendas del Pueblo de Puerto Rico, y se dedicó a ir a programas de televisión en los EE.UU. para atacar a Trump. Ella quería neutralizar la forma irrespetuosa e indigna con la cual él nos había tratado, con otra forma irrespetuosa. Es curioso que tanto ella hace más de un año, como Roselló en el día de ayer, identificaron a Trump como un hostigador (bully en inglés).

Lo que en principio es la defensa de una nación, un pueblo, una gente llamada boricuas, se convierte en la comidilla del barrio, de dimes y diretes entre políticos. Se traduce en un chiste, en jaibería y en tiraera. En este sentido, tan irrespetuoso es Donald Trump como Carmen Yulín Cruz o Ricardo Rosselló. Para transformar el mundo la ética emergente debe ser superior a la que se contrarresta.

Es curioso pero desde el pasado mes de enero, Venezuela, Cuba y Nicaragua, todos países soberanos y dirigidos por personas que piensan de forma soberana, han estado asediados por Donald Trump y su equipo de trabajo. Las palabras que Trump, John Bolton y Elliot Abrams, usan contra estos gobiernos y sus presidentes, son por decir lo mínimo terribles. Todos son “bullies” (hostigadores). Dicho esto, en ningún momento uno ha escuchado el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, decirle al gobierno de los EE.UU. que cuando los vea les dará un puño en la boca. Lo mismo aplica a Daniel Ortega en Nicaragua o a Miguel Díaz Canel en Cuba.

En fin, que el colonialismo coloniza, decía Franz Fanon en la década de 1950. En esa medida, la mentalidad del colonizador que promueve y genera violencia, es asumida por el colonizado. Ricardo Rosselló y Carmen Yulín Cruz, ambos personas que niegan la independencia para Puerto Rico, promueven como solución a sus desafectos con el imperio, los mismos niveles de violencia que éste nos da. Contrario a Fanon, no hay una solución al colonialismo que sea a partir de la descolonización mental y la superación de la experiencia colonial. Los independentistas deben ofrecer una ética distinta y superior siempre. Pensemos.