Dom07212019

Last update10:02:25 AM

Julia, Julita, adiós, goodbye, arrivederci

  • PDF

alt(San Juan, 4:00 p.m.) Puerto Rico fue azotado en la mañana del miércoles con vientos huracanados que ha hecho trizas la promesa de anticorrupción y transparencia de la administración del gobernador Ricardo Antonio Rosselló Nevares. Hubo anuncios de sobra sobre la llegada del huracán, pero como es de costumbre en este país, la gente no estaba preparada para la sacudida.

Los que me siguen en mi cuenta de Facebook están al tanto desde hace más de un año de lo que se avecinaba y lo que aún falta por venir.

Seis personas asociadas a la administración Rosselló fueron arrestados por oficiales del Negociado Federal de Investigaciones (FBI) en colaboración con oficiales de la Oficina del Inspector General del Departamento de Salud (OIG-HHS) y el Departamento de Educación federal. Los arrestos incluyeron a la estrella de la administración, la ex secretaria de Educación Julia Beatriz Keleher, que fue arrestada en Washington D.C. También fueron intervenidos por los federales la ex directora ejecutiva de la Administración de Seguros de Salud (ASES), Ángela “Angie” Ávila y el presidente de la firma BDO Puerto Rico, Fernando Scherrer. Las órdenes de arresto además incluyeron a las hermanas Mayra y Glenda Ponce Mendoza.

El otro arrestado fue el famoso asesor Alberto Velázquez Piñol, contratista de BDO, amigo del exgobernador Luis Fortuño y supuesto asociado a personas muy allegadas al Gobernador. Velásquez Piñol se entregó al FBI en Connecticut, donde reside.

El pliego acusatorio presentado por gran jurado federal incluye 32 cargos contra los imputados. Los cargos incluyen, conspiración para cometer fraude, robo, fraude electrónico, lavado de dinero y conspiración para lavado de dinero. Los acusados, supuestamente, se apropiaron de $15.5 millones, de los cuales $13 millones corresponden al Departamento de Educación y $2.5 millones al esquema en ASES. En el caso de las hermanas Ponce, contra Glenda pesan un cargo por fraude electrónico y un cargo por conspirar para cometer fraude mientras que contra Mayra pesan tres cargos de fraude electrónico y un cargo por conspirar a cometer fraude. Por su parte, Velázquez Piñol cobraba comisiones por conseguir contratos que fueron utilizados por los acusados para promover la conspiración.

Una patética Rosa Emilia Rodríguez, jefa saliente de Fiscalía Federal en Puerto Rico, se dirigió al país con un taco en la garganta y un rostro desencajado. "Da vergüenza", dijo una devastada Rodríguez.

“Es una pena que veamos este tipo de esquema una vez detrás de otra. Es una pena porque hay mucho por hacer por Puerto Rico y estos acusados se lucraron, buscaron beneficiarse para seguir con sus intereses personales y no pensaron que podían ayudar y estaban en una posición de ayudar a Puerto Rico… Da vergüenza”.

Mientras esto ocurría el Gobernador y su familia estaba de vacaciones en Francia. Luego de ser presionado por allegados políticos anunció su retorno al país tan pronto consiguiera un pasaje.

El primero en dar la cara por el gobernante Partido Nuevo Progresista (PNP), lo fue el presidente del Senado, Tomás Rivera Schatz. Luego, la Comisionada Residente, Jennifer González, expresó su preocupación por el impacto que los arrestos tendrán sobre los fondos para salud que se han estado cabildeando en Washington. Un sagaz Rivera Schatz indicó que se debía llamar a una reunión inmediata con el Gobernador, los miembros de la mayoría legislativa, los alcaldes y la Comisionada Residente. Luego de este anuncio el presidente de la Cámara Representantes, Carlos “Johnny” Méndez, convocó a Rivera Schatz a una reunión.

Allegados al Partido Nuevo Progresista (PNP) indicaron que la reunión del liderazgo debe considerar la viabilidad de Rosselló Nevares para revalidar como gobernador en el 2020. La mayoría opina que esta situación solo ha servido para revivir el cáncer de la corrupción que afectó al partido durante la gobernanza del padre del Gobernador, el exgobernador Pedro Rosselló González y los llevó a la derrota en el 200.

Debo señalar que entre los miembros del PNP existe un temor a la base del partido lo que hace que los entrevistados no quieran identificarse con sus nombres completos. Uno de ellos me comentó, “sabes cómo son las turbas o como tú las llamas, las focas amaestradas y fanáticos descerebrados. Te comento anónimamente, no quiero tener problemas, ni sentirme amenazado”.

“Estos arrestos y los que se esperan, han iniciado una cacería encarnizada donde la presa principal es Ricardo Rosselló”, expreso Juan, un militante del PNP, que pidió anonimato. “Si el Partido quiere sobrevivir en las próximas elecciones tiene que distanciarse de la administración y buscar un nuevo líder”.

“Demasiadas coincidencias entre las administraciones del padre y el hijo”, dijo Ángela, quien pidió anonimato, “es una maldición familiar, pero en este caso no creo que nadie esté dispuesto a cargar con las culpas”.

“Lo de Julia Keleher es un desastre. La vendieron como la super Julia, la mejor de lo mejor. Creímos en ella y pensamos que estaba haciendo un buen gobierno. Nos traicionó”, dijo Joseph, otro militante del PNP

“Nos preocupa la inestabilidad que esto va a crear en el país”, dijo LC, una veterana del partido. “Este muchacho tuvo una oportunidad única para echar a Puerto Rico hacia adelante y lo ha destruido todo”.

“Esta administración terminó”, indicó JVP, miembros del PNP desde su fundación. “No podemos correr riesgos. Ricardo no tiene credibilidad ni aquí ni en Washington. No reconocer esto es sepultar el partido”.

“La única opción viable es que Jennifer González sea la candidata del PNP”, afirmó Juan.

Las investigaciones federales continúan en curso. Todavía están pendientes las investigaciones contra Elías Sánchez, amigo personal del Gobernador y Raúl Maldonado, ex secretario de Hacienda.

Julio, además de un mes caluroso, estará sumamente caliente por otros posibles arrestos.