Dom07212019

Last update10:02:25 AM

Federales cambian el mapa político del país

  • PDF

alt(San Juan, 2:00 p.m.) Jesucristo mismo dijo que la raíz de todos problemas de la humanidad es la avaricia. Ayer se desvelaron unos esquemas de saqueó de $15 millones de fondos tanto federales y estatales para que unas personas se llenasen los bolsillos de billetes verdes.

Ayer, la fiscalía de Estados Unidos en Puerto Rico anunció que se estaban diligenciando seis arrestos por los alegados actos de corrupción, que involucran a dos agencias del gobierno de Puerto Rico, dos firmas, una de ellas de contabilidad y otra que proveía “asesoría” a la entonces secretaria de educación Julia Keleher y un ser totalmente gris que sirvió de intermediario para estas transacciones, Alberto Velázquez Piñol.

Esta eminencia, que no tiene ni un diploma universitario, viene guisando con los gobiernos del oficialista Partido Nuevo Progresiva desde la gobernación de Luis Fortuño; ahora ha seguido su avaricia con el gobierno de Ricardo Rosselló. Su única calificación para ocupar bajo el gobierno de Fortuño puestos claves en la compañía de Turismo y el casi difunto Banco Gubernamental de Fomento, era haber sido compañero de clase de Fortuño en el colegio Marista de Guaynabo.

Ante todo este reperpero de ayer se alega que Alberto Velázquez Piñol se lucró con una cantidad de casi de un millón de dólares. En el pliego acusatorio de los federales se alega que en su posición de intermediario y cabildero llegó a ser una persona de mando en la Administración de Seguros de Salud (ASES), que tiene a su cargo velar y distribuir los fondos federales destinados a Puerto Rico para casi 1.5 millones para personas indigentes. También recibe fondos para los programas de ayuda federales como Medicaid.

Se alega que Velázquez Piñol participaba en las reuniones de la junta de directores de ASES. Del pliego acusatorio se desprende que en ASES se hacía lo que él decía. Tenía una similar presencia en Educación y se sabe que participa regularmente a las reuniones de gabinetes del gobernador Ricardo Rosselló.

La historia es larga, una en que se anulaban contratos a firmas proveedoras de servicios para dárselos a amigos de la casa. Estas dos agencias reciben más fondos federales que cualquier otra agencia de Gobierno.

Ahora, mismo se está deliberando en el Congreso de los EEUU si asignarle más de un billón de dólares a Puerto Rico para financiar los servicios de salud. La directora de ASES, Angie Ávila Marrero compareció hace dos semanas a la Cámara de Representantes de los Estados Unidos para prácticamente rogar por más fondos federales para la Isla. Ayer entró al edificio federal de la Chardón esposada.

Existe una legislación federal que prohíbe que reciba ninguna comisión ningún cabildero en contratos en que estén involucrados fondos federales. En Puerto Rico, esa ley la echaron por el fregadero. Lo asombroso es la soberbia y actitud de impunidad de los involucrados en estos esquemas de corrupción. La pistas para descubrir los actos de corrupción están plasmadas por escrito, sea a través de contratos o mensajes a través de los medios cibernéticos.

Lo que intriga es que no veo ninguna alegación sobre cómo se aprovecharon monetariamente Keleher y Ávila, por lo menos esto no se desprende del pliego. Es obvio que la responsabilidad para que Velázquez Piñol se pasease por esas agencias y hasta en la Mansión Ejecutivo vino de más arriba, queriendo decir de alguien con poder de la Oficinas de La Fortaleza.

Que no me diga el Gobernador Ricardo Rosselló que no sabía de estos desarrollos nefastos, sea responsable por ellos o no. Mientras tanto, este había en días recientes partido de vacaciones a Europa, pero le “hizo un favor” al país y acortó sus vacaciones. Podría llegar a la Isla entre hoy y mañana. Que gentil es nuestro gobernador.

Donald Trump, el que está a cargo de la nación estadounidense, le tiene ganas al gobierno de Puerto Rico desde el huracán Maria acusándolo de ser muy corrupto. Ayer en el diario The Washington Post, que no es ninguna gacetilla, publicó unas declaraciones del congresista Raúl Grijalva, que a través de la Comisión de Recursos Naturales atiende a los asuntos de Puerto Rico en la Cámara de Representantes federal. Este pidió la renuncia de Rosselló como gobernador ante los arrestos de ayer.

De paso, y este detalle me da hasta asco Velázquez Piñol vive en un suburbio del estado de Connecticut llamado East Greenwich, cerca de la ciudad de Nueva York. Allí sólo hay mansiones, y de allí salió ayer a la ciudad de Nueva York para entregarse a las autoridades federales.

¿Qué es lo que pasa en y con Puerto Rico? La isla no la gobierna La Fortaleza sino una junta de supervisión fiscal, que tiene la última palabra sobre los presupuestos que apruebe la legislatura de Puerto Rico. Se sabe a través de una decisión del Tribunal Supremo federal que el llamado autogobierno de Puerto Rico no existe . Fiscalía y el FBI se encargan de investigar la corrupción en Puerto Rico. ¿Qué planes tiene el gobierno para el futuro de la Isla ? Piénselo y reflexione.