Lun09232019

Last update09:51:47 AM

Walker y Severino [hoy] comparecen a la última cita de la Vista Preliminar

  • PDF

alt(San Juan, 10:00 a.m.) Muchos se han olvidado de este caso. Pero en el 2016, en lo que aparenta ser un “rancho” jurídico promovido a partir de la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico (UPR), el expresidente de la universidad, Urayoan Walker, y el ex rector del recinto de Rio Piedras (RP), Carlos Severino, fueron acusados de haber tramado una conspiración alrededor de las llamadas Becas Presidenciales. Luego de seis testigos presenciales que desfilaron prueba a favor de la Oficina del Panel del Fiscal Especial Independiente (OPFEI), y un testimonio presentado por declaración jurada, el cual se estipuló, no existe prueba alguna que vincule a ambos académicos con esquema alguno de corrupción. La pregunta que todos se hacen hoy es ¿pero por qué los acusaron?

Todo indica, luego de analizada la prueba presentada, que en enero del 2017, varios vectores se cruzaron en contra de estos dos académicos, que de paso hay que indicar son los primeros afrodescendientes que asumen la presidencia y rectoría del sistema de universidad pública de Puerto Rico. En este sentido, todo indica que desde la incipiente gerencia del pasado incumbente Ricardo Rosselló, personas como Elías Sánchez, pasado cabildero del gobierno, y Wanda Vázquez Garced, entonces secretaria de justicia y ahora gobernadora de la isla, hubo un interés particular, de naturaleza política, de encausar a estos académicos.

Por otra parte, y antes las peleas internas en la Escuela de Derecho de la UPR RP, el profesor de derecho y figura pública, Carlos Días Olivo, orquestó una acusación, hoy evidentemente falsa y abiertamente manipulada, con la cual puso en fila a la decana de la facultad Vivien Neptune, y a los también profesores de derecho Luis E. Rodriguez e Hiram Meléndez. Bajo este accionar, y dentro de la pelea particular entre Díaz Olivo y el pasado presidente de la universidad, decano de la escuela de derecho y profesor de esta, Antonio García Padilla, se trajo al “rancho” una falsa acusación contra Carlos Severino como forma de llegar también a García Padilla.

Durante las vistas que se celebraron en el Centro Judicial de San Juan, ninguno de estos cuatro acusadores, que en el pasado vociferaron tanto en contra de Severino, lo vincularon a éste con esquema ilegal alguno. En particular Díaz Olivo y Luis E. “”Ricky” Rodríguez, quienes en el pasado se habían manifestado abiertamente contra Severino, lo vincularon a él desde el banquillo de los testigos. En particular en el caso de Díaz Olivo, éste acepto bajo interrogatorio que a él le había molestado pensar que quisieran privilegiar a un becarios, que luego apareció en el proceso procedimiento, era amigo cercano de García Padilla. De otra parte, Rodríguez testificó, abiertamente, que el problema en este caso era la figura de García Padilla. Pero, ¿Qué tiene esto que ver con Walker y Severino? Nada, realmente hablando nada.

Hoy concluye el proceso con la argumentación final de las respectivas representaciones legales. El caso está pautado para las 2pm en la Sala 605 del Centro Judicial de San Juan. En solidaridad con dos hombres [negros] injustamente acusados, hay que ir para mostrar solidaridad. Pensemos.