Lun09232019

Last update09:51:47 AM

Walker y Severino enfrentan juicio por caso de Becas Presidenciales

  • PDF

alt(San Juan, 9:00 a.m.) En un inesperado revés tanto para los procesados, Urayoan Walker, pasado presidente de la Universidad de Puerto Rico (UPR), así como para Carlos Severino, pasado rector del Recinto de Río Piedras (RRP), la juez Aida López Santiago encontró causa para juicio el concluir la Vista Preliminar contra estos, la cual se había extendido por casi tres meses. Ni los hoy acusados que enfrentan juicio, ni sus respectivos representantes legales, José Velázquez Grau en el caso de Walker y Harry Anduze Montaño en el caso de Severino, vieron de forma lógica la determinación de la juez. Realmente hablando, todas las partes, así como la audiencia que mantuvo lleno todos los bancos del tribunal en la tarde de ayer, quedaron sorprendidas con la determinación de la juez.

De tres cargos relacionados con la otorgación de las llamadas Becas Presidenciales, la juez encontró causa para juicio en dos de los casos (Carlos Pagán y Mónica Sánchez) no así en un tercer caso (Arturo Ríos Escribano). Lo curioso es que Solo Ríos Escribano testificó en este proceso, y su testimonio no mereció valor culpatorio alguno. Por el contrario el peso del mismo fue exculpatorio, razón de la decisión de la juez en el día de ayer.

Ahora bien, la juez López si le dio peso a los testimonios de los cuatro profesores de derecho. Es decir, a la profesora y decana, Vivien Neptune; y a los tres profesores, Hiram Meléndez, Luis E. Rodríguez y Carlos Díaz Olivo. Posiblemente por su condición profesional, de ser doctores en derecho en dos casos, y poseer maestrías en derecho de Harvard, en otros dos casos, la juez terminó recibiendo el testimonio de estos testigos casi en condición de peritos de la corte. La juez les creyó a ellos, pese a que dos de estos profesores, Meléndez y Rodríguez, no habían prestado declaración jurada previa, y Díaz Olivo no tener vinculación alguna con las becas presidenciales, salvo que era miembro de la Escuela de Derecho, y en algún momento estuvo en el comité de personal.

Dicho lo anterior, ahora es que Carlos Severino y Urayoan Walker se enfrentan a su juicio histórico. Un proceso legal que no debió jamás iniciarse, si no fuera por las peleas internas en la Escuela de Derecho contra el pasado presidente de la UPR y decano de derecho, Antonio García Padilla, y el bando que se compuso para este evento, capitaneado por Carlos Díaz Olivo, y asistido por Vivien Neptune, Luis E. Rodríguez e Hiram Meléndez. Estamos ante un juicio que nunca debió de ocurrir, pues su premisa inicial no es un delito, sino una vendetta de facciones académicas en una escuela profesional. Pensemos.