La masacre de Ramos Antonini: ¡Ni Batman ni el Joker!

alt(San Juan, 11:00 a.m.) En la noche de ayer, hubo una masacre, con un saldo de cinco personas asesinadas, en el residencial público Ramos Antonini en Río Piedras. La masacre el día de hoy, generó mil casquillos de balas, de un componente de instrumentos de alto calibre. La pregunta es ¿por qué?

Esta masacre se dio, con un día de diferencia, de un tiroteo a plena luz del día, en una de las avenidas principales de al zona metropolitana, donde dos sicarios se bajaron de un carro, y acribillaron a otros dos que iban en otro carro. El país se enteró porque alguien, dio la casualidad, que estaba en el balcón de su apartamento, mirando a la carretera y en momento de los tiros, de forma muy casual, sacó su teléfono inteligente y luego lo puso en las rede sociales.

De igual forma en la masacre de Ramos Antonini, hay una proliferación de videos capturados, algunos más visuales y gráficos que otros, pero los que más circularon fueron los del ruido de la artillería pesada que se utilizó. Estos también coincidieron en el momento de capturar el evento. Coincidencias que causan interés y alguna alarma.

En fin, son masacres sobre masacres, con las cuales convivimos. Lo interesante es que estos dos episodios de violencia pasan de forma sintonizada o no, en antelación a otros eventos de otra trascendencia en el país, como lo es la vista en la Corte Suprema sobre el caso de Aurelius y otros en Washington. Ante este cuadro, llevamos tres días en los cuales en el país se habla de forma dominante sobre la violencia, los asesinatos y ahora la masacre, mientras se deja de hablar de otros asuntos que son de mayor envergadura política para el país, los cuales quedan opacados ante las noticias de ley y orden, las cuales sin lugar a dudas causan mucha preocupación a la ciudadanía.

Nadie cree ni apoya que la violencia continúe, y sobre todo que proliferen las masacres sin razón de ser o lógica racional. Ahora bien, o interesante es el contexto y la semana en la cual estas pasan. Algo para cuestionar y preocuparnos por la coincidencia de los tiempos con otros eventos del país. Pensemos.