Sáb02222020

Last update01:10:48 PM

América Latina en llamas y Puerto Rico observa

  • PDF

alt(San Juan, 9:00 a.m.) Sin lugar a dudas el mes de julio, como fecha que marca el inicio del segundo semestre del año en curso, fue determinado por las luchas sociales que se dieron en Puerto Rico. Nadie tiene duda de eso, y sólo compitiendo con Hong Kong, la isla del encanto tuvo comienzo y final feliz. En esta medida, Nos debemos de sentir honrados que todo el pueblo exigió la renuncia del entonces incumbente de la fortaleza, Ricardo Rosselló, y se logró.

Pero hoy sabemos que eso no fue suficiente. La gente de Vieques y Culebras, tan ciudadanos de Puerto Rico como nosotros, carecen de un sistema digno de transporte marítimo. De igual forma, los sobre 500 hombres y mujeres asesinados al día de hoy en lo que va de año merecen que su asesinato sea esclarecido, y que nuestro país le garantice la vida a todas las personas. De igual forma, necesitamos un país donde la educación pública, tanto escolar como superior, se mantenga como una de primera y más que nada, sea gratuita, auto suficiente en sus formas de recaudo y en garantizar un sistema de educación óptimo.

Hoy carecemos de todo esto, y de mucho más, y tanto los sistemas mediáticos como la prensa en general nos han vuelto a indicar que todo vuelve a la normalidad, pues tenemos elecciones en el 2020, y el bipartidismo como opción de vida se ha impuesto nuevamente. La principal noticia política de la semana es como se va a votar en el Partido Popular Democrático por el/la candidata a gobernador/a que prevalezca. ¿En serio?

Mientras el pueblo de Chile, el de Cataluña, entre otros, se han tirado a las calles a protestar por un sueño de país: tener mejores condiciones de vida, ser libres, gozar de un buen sistema de salud público. Hay algo que nos faltó en julio a nosotros en Puerto Rico. Hay algo. Lo que hicimos fue monumental, pero como nos demuestran otros países, no fue suficiente. Pensemos.