Vivir sin ella…. la cultura de la corrupción

alt(San Juan, 9:00 a.m.) Nos damos por vencidos. No es posible vivir en Puerto Rico sin la cultura la corrupción. Los escándalos de esa semana que involucran a los familiares de la gobernadora Wanda Vázquez Garced y de la secretaria de la gobernación, Zoé Laboy, nos dejan con la amarga sensación de que todo está perdido.

Las hijas de Vázquez Garced, así como el hijo de Laboy, beneficiarios directos de las relaciones familiares de sus progenitoras. A partir de la existencia de sus madres, estos jóvenes emergentes todos gozan, con muy poca experiencia profesional, no así educación formal, de jugosos contratos en el gobierno, que cada uno ronda de una forma u otra, en los 100 mil dólares o más.

Entonces, luego de las protestas populares de julio del 2019, uno se queda con la sensación que hemos vuelto a lo mismo. Que la gobernadora debió haber tenido la previsión en el 2017, que sus hijas no debían recibir contratos, por el mero hecho de ser sus hijas. De igual forma el hijo de Zoé Laboy.

No es posible continuar con esta situación. Es momento de decirle basta a la gobernadora, y exigir otro tipo de país y gobernanza. El verano del 2019 aún no ha terminado.