Mié11202019

Last update07:48:26 AM

La UPR está de moda… a conveniencia del PNP

  • PDF

alt(San Juan, 9:00 a.m.) Si algo el discurso neoliberal, es decir ese que promueve privatizaciones, del Partido Nuevo Progresista (PNP) ha reconocido es que la Universidad de Puerto Rico (UPR) tiene muchos detractores, en particular todos aquellos que se oponen que el dinero público se invierta en la educación superior. En este sentido, desde los neoliberales y capitalistas de a pie, hasta los directivos de las universidades privadas, todos se oponen a que el estado continúe subvencionado a la entidad pública. La privatización es el fin, el norte. De momento, el obstáculo principal son los beneficiarios de una universidad pública, estudiantes, ya sean jóvenes o mayores, que pueden pagar los créditos de este centro docente.

Ahora bien, el futuro de la UPR es incierto, en la medida que otro detractor, la Junta de Supervisión Fiscal, impone medidas correctivas en la aportación pública a la institución, y también le controla el gasto. EN esta medida, la UPR atraviesa una encerrona, y la opinión pública se tambalea en apoyarla o no.

Con este cuatro, es que viene el desarrollo de una campana mediática en contra de la universidad. Todo comenzó este semestre en con el caso, perdido en el espacio mediático del país de la Oficina del Panel del Fiscal Especial Independiente y la acusación contra el pasado presidente Urayoan Walker y el pasado rector de Río Piedras, Carlos Severino. De este caso nadie se acuerda, salvo cuando nos recuerdan; el mismo tuvo vista ayer, y resuelta por testimonios y declaraciones juradas, que aparentemente nunca hubo caso contra los implicados en el llamado escándalo de las Becas Presidenciales. No obstante, el PNP decidió llevar el caso, pues el mismo ayuda en el discurso neoliberal a rusticar el desmantelamiento de la UPR. “Si son todos unos corruptos”… diría alguien como Jay Fonseca o Carlos Días Olivo en sus programas de radio.

Por otro lado, está el caso del pasado rector de Humacao, Héctor Ríos Maury, a quien se le pidió la renuncia, nadie sabe por qué, pero que permitió que el comentarista Mario Ramos de un periódico comercial del país, pidiera la destitución del presidente de la universidad, Jorge Haddock o la de Ríos Maury. Ya saben, “como son todos unos corruptos”… diría el historiador Ramos en la prensa comercial, había que forzar la renuncia de Ríos Maury. ¿Pero de qué se le acusa a éste? De nada.

Finalmente, hoy sale a relucir el caso de la UPR Cayey, donde la pasada rectora, participó de amapuchar un escándalo de hostigamiento sexual en dicho recinto. Nadie sabe lo que pasó, pero sin lugar a dudas, el titular de la prensa comercial es cónsono: “sanciones a directivos de la UPR”. Es decir, otro recinto en problemas. La UPR está en problemas.

Nada, que el plan es uno más grande: es el desmantelamiento del sistema de educación público universitario del país. Si esto se logra, la deuda se podrá pagar, las universidades privadas serían felices, y nuestra patria vivirá con ciudadanos condicionados y subordinados al capital. Sería un futuro terrible. Seamos solidarios con la UPR no importa lo que digan los medios y la prensa. Pensemos.