Cero impunidad a Ricardo y Beatriz Rosselló

alt(San Juan, 10:00 a.m.) El sueño se ha consumado. Luego de tres meses de ausencia, Ricardo y Beatriz Rosselló han vuelto a aparecer en la palestra pública. De forma muy bien sintonizada, se introdujo en el imaginario nacional, la visita de Beatriz Rosselló este fin de semana que pasó a Puerto Rico, para ver a sus familiares y luego tomarse una foto en la bandera de la calle Resistencia/Fortaleza. Así las cosas, ya ayer tenemos la “buena” noticia, que Ricardo Rosselló desea aspirar a un puesto en el senado. Pues claro, si contra él no hay nada, ni una investigación concluida al momento, por lo tanto está habilitado de participar.

Pero en Puerto Rico olvidamos pronto. Máxime si tenemos el apoyo de la prensa comercial y los sistemas mediáticos corporativos. Ante esto, y todos olvidaron lo que pasó en el verano. Ahora viene el año de las elecciones, y por qué no, “Ricardo Rosselló ahora si cuenta con experiencia”, por lo menos en el senado puede aportar. Lo interesante es que nos están dejando a Wanda Vázquez Garced, la gobernadora constitucional, en candidata en pleno a las elecciones del 2020, y mientras nadie esté inhabilitado, todos y todas pueden correr.

Mientras, la clase artística que participó en la expulsión de Rosselló, ha hecho silencio. Sobre todo, que los trollers, así como los buscones de la política local, se han dedicado en los pasados meses a desacreditarlos y hoy todos ellos y ellas, despotrican en los medios si fueron infieles o no, etc. Nada serio, pero suficiente para mantenerlos fuera de control.

En fin, que la vida continúa en los trópicos, y es impresionante la capacidad de sobrevivencia del Partido Nuevo Progresistas (PNP). Es impresionante, pues lo que hicimos en el verano debió haber sido suficiente para descarrilarlos. Pero no ha sido así. Pensemos.