Lun07132020

Last update10:27:33 AM

Luis Muñoz Rivera el León

  • PDF

alt(San Juan, 11:00 a.m.) Aquel hombre alto, viril, corpulento, de 6 pies y profundos ojos verdes, llevaba el campo en sus ojos y al país en su corazón. Fue un ejemplo extraordinario de un poeta-periodista, incisivo y valiente con una inagotable misión de conversar con el pueblo y de luchar contra el coloniaje de dos imperios. Y por 30 años escribió un artículo diario con un estilo moderno, estilo que hoy debería servir de ejemplo a futuros periodistas.

Nació en Barranquitas en 1859 y el amor por su patria fue mayor que la tentación por el dinero. De joven abandonó el comercio por la poesía. Rechazó la oferta de su padre para dedicarse, como él al comercio, con el fin de hacer fortuna. Pero para fortuna del país, desoye los consejos paternos y el poeta que habitaba en él le dicta otra ruta a seguir. Empieza a escribir poemas a concursar en certámenes literarios ante el desagrado del padre.

Con su pluma hecha fusil se dedicó a combatir injusticias y luchar por mayores libertades para Puerto Rico. Y eso no iba a cambiar con la invasión. Y con su palabra influyó decisivamente en la vida política, social, literaria y económica del país. En el periodismo, encuentra Muñoz Rivera su vocación que no será otra que usar su pluma para defender a la Patria. Y nos lo dice en verso:


“Ser periodista, dirigir las masas;

engendrar las corrientes populares;

luchar por las ideas luminosas

y por las grandes causas...”


Y por las grandes causas se formó en la lucha como espada templada. El carácter recio y valiente de L.M.R. inspiró al pueblo a llamar a su líder, con orgullo y respeto, “el león” . “El León, despertaba a los aletargados, animaba a los descreídos y flagelaba a los tiranos”.

Pero ese león apalabrado sabía que no era el rey de la selva. Sus dominios eran los campos del alma puertorriqueña. Como político pragmático entendía al pueblo, como poeta se revelaba. Sus palabras poetas – buscaban el lenguaje para sacar al pueblo de la conformidad. Reconocía que sus ansias de lucha por la libertad iban más adelantadas que las del pueblo. Al ver las libertades violadas en el país.