Jack Reacher o el hombre bueno no le teme a la oscuridad

Tom Cruise, con perdón de muchos, es uno de los actores más cotizados de Hollywood. Tiene a su haber sus filmes de gloria que trascienden, como a su vez ha trabajado en filmes que han sido un desastre.


Hoy nos presenta su último filme, Jack Reacher: never go back (Dir. Edward Zwick, EE.UU., 2016). Siguiendo la series de filmes Jack Reacher, iniciada en el 2012 (Dir. Christopher McQuarrie, EE.UU., 2012) del autor Lee Child, quien habrá escrito sobre dos veinte de estas novelas en serie, sobre la vida de un policía militar, Jack Reacher (Tom Cruise) quien está buscando su razón de ser en la vida.

En la última puesta en escena de la serie, Jack Reacher: never go back, la trama versa sobre un caso de corrupción en el ejército de los EE.UU., que sucede en el conflicto de Afganistán. Así las cosas, Reacher se preocupa por ayudar a la mayor Turner (Cobie Smulders) quien es involucrada de forma maliciosa en el escándalo delictivo. Luego de muchos asesinatos de contratistas militares, los cuales parecen no detenerse, la película llega a un final. Todo indica, que a un final feliz.

Véala si le gusta el cine de acción y homicidios (thriller). No obstante, el valor del filme no yace aquí, sino en la genialidad de Tom Cruise de hacer películas, producirlas el mismo (costearlas) para que la historia se ajuste a sus limitaciones actorales. En otras palabras, el paga la película donde va a lucir bien como actor. Un genio.

Jack Reacher (2016) no es la mejor película de Tom Cruise, pero realmente hablando igual da. Posiblemente a la fecha, su mejor filme reciente, Edge of tomorrow (Dir. Doug Liman, EE.UU., 2014) no podrá opacar a la serie de Reacher. En particular porque la primera versión, en el 2012, con una inversión de $120 millones, produjo cerca de $300 millones en ganancias. La versión que hoy vemos en Puerto Rico, con un presupuesto de $60 millones, aún no nos da cifras de sus ganancias. Veremos. A fin de cuentas, Tom Cruise, es el cuarto mejor actor pagado de Hollywood. Veremos.