Rough Night o una película bien intencionada que no la hace

altEn este verano tenemos varias ofertas en cartelera de películas dirigidas por mujeres, abordando desde una mirada feminista, diversos temas sociales. Rough Night (Dir. Lucia Aniello, EE.UU., 2017) es parte de la oferta de este verano, puesta en la cartelera de cine comercial del país.

En la tradición o contra-tradición de filmes de verano, normalmente pensados y dirigidos a un público masculino y machista, esta película rompe, y crea una versión femenina y feminista en torno a asuntos tan trillados como la playa, el sexo y un asesinato. Corrijo, varios asesinatos.

Un junte de amigas de la escuela superior, 10 años después, deciden ir a Miami, Florida, a la despedida de soltera de una de ellas. Así las cosas, Alice (Jillian Bell) le organiza la fiesta a Jess (Scarlett Johansson), a la cual asisten las otras amigas del alma. Todo va bien, en la casa de alquiler en la playa frente al océano Atlántico, hasta que llega el bailarín stripper Scotty (Ryan Cooper), quien no es un hombre/sexo, sino un hombre/delincuente.

El resto no lo cuento. Pues es Hollywood en su manifestación trillada, y poco ejemplificante. La película tiene un guion adecuado, pero no extraordinario, escrito por la directora Aniello y el actor/productor, Paul W Downs, cuyo personaje de Peter, es el novio/prometido de Jess. La actuación de Johansson, conocida por filmes cultos como Lucy (Dir. Luc Besson, EE.UU., 2014) o Her (Dir. Spike Jonze, EE.UU., 2013) deja mucho que desear. Posiblemente su pobre actuación se debe a un mal manejo de la edición en el filme.

Ahora bien, la película tiene una interesante conexión que entrecruza el cine noir, con el cine neorrealista italiano. Algo interesante, lo que Aniello intenta hacer con su película. Entremedio se cuela la lógica literaria de Agatha Christie y su novela hecha película, Death on the Nile (John Guillermin, EE.UU., 1978), y el resto es, como siempre, Hollywood.

Vayan a ver Rough Night con cierta urgencia, pero también con reservas. Se deja ver.