Nuyorican Básquet ’79 – el mejor documental en la historia de Puerto Rico

Porque no afirmarlo: se trata del mejor documental jamás antes realizado sobre un capítulo de la historia de Puerto Rico. Los cineastas Ricardo Olivero Lora y Julio César Torres, se han impuesto con una idea extraordinaria, con un cruce de gestión inter-generacional, que nos deja a todos y todas parados de pie al final del filme aplaudiendo. Esa fue nuestra experiencia en un cine de la capital, de barrios de clase media alta, donde el público lloró, río, se indignó, pero por enésima vez celebró la puertorriqueñidad.

En un momento donde todos nuestros políticos de turno se dedican a mendigar en Washington, Nuyorican Basquet ’79 (Dir. Ricardo Olivero Lora y Juan Carlos Torres, Puerto Rico, 2017) se impone como un proyecto de país extraordinario. El documental narra un capítulo de nuestra historia: los Juegos Panamericanos de 1979, los cuales se celebraron en San Juan de Puerto Rico.

Durante dichos juegos pasan dos eventos, como relatos que cruzan la actividad deportiva: por un lado, la renuencia del gobierno de turno, dirigido por el entonces gobernador Carlos Romero Barceló y el Partido Nuevo Progresista, quienes se oponían al concepto de la soberanía deportiva y la afirmación de la nación boricua. Y por otro lado, la pobre actuación deportiva de Puerto Rico, salvo un dato: la selección nacional de baloncesto de la isla, la cual llegó a la final en el juego por la presa de oro, contra el equipo de los EE.UU.

Los cineastas, quienes fungieron como co-directores y guionistas del filme, supieron entretejer tantas historias de lo que constituye la nación puertorriqueña. Pero tal vez su mejor acierto, fue entrelazar la comunidad en la diáspora, los llamados puertorriqueños de Nueva York o Nuyorican, con la comunidad boricua de la isla. Entonces nos dimos cuenta de que Puerto Rico creció cuando ambos lados de la nación se unieron.

La trama política de las fuerzas pro nación vis a vis la fuerzas pro-americanas, se explican de forma simple, bien intencionada, y cada cual como audiencia llega a sus propias consecuencias. En esta medida, volver al pasado es lograr entender por qué somos como somos hoy en el presente.

Lo más lindo de la película es poder entender como el deporte, donde tenemos soberanía deportiva plena, nos ha constituido como nación. Los testimonios de todos los jugadores, los del patio como los que llegaron de Nueva York; así como los directivos de la federación, u otros personajes de nuestra historia, nos permite comprendernos mejor como nación.

La película se hizo con una técnica fílmica impecable. De igual forma la edición fue excelente. y la música, por Furito Ríos como director musical fue excelente. Uno de los temas musicales es interpretado de forma majestuosa por Juan Pablo Díaz, lo cual le da un toque exquisito a todos los registros que la película logra hilvanar.

Lo afirmamos: se trata del mejor documental jamás antes hecho en Puerto Rico sobre Puerto Rico. Es una película obligatoria, que todos y todas deben de ir a ver hoy, luego del paso del huracán María, más que nunca. Los boricuas siempre han estado de pie. Adelante Ricardo Olivero Lora y Julio César Torres. Dale… dale, vamos a ustedes – que venga el próximo trabajo. ¡Bendiciones!