Mar08202019

Last update09:03:52 AM

  • ja-news-1
  • ja-news-3

The mule o otra película en pro de la lógica Trumpista

  • PDF

altFui a verla, pues es hoy clasificada una película de audiencias críticas (dicerning audiences). Entonces The mule (Dir. Clint Eastwood, EE.UU., 2018), se impone como uno de los filmes icónicos de estas navidades. Pero la fui a ver a sabiendas que en este director sigue produciendo pese a que cumple 89 años en par de meses, y su capacidad de trabajo, pese a cambiar de dirección, no ha menguado.

Clint Eastwood ha tenido acuerdos y desaciertos pasados sus 65 años. Dicho esto, The mule, sin entrar en las otras películas, es un filme muy contradictorio con algunos de sus aciertos recientes. Gran Torino (2008) e Invictus (2009) son dos de sus grandes películas en la pasada década. Pero The Mule, será parte de las otras películas de las cuales no deberíamos de comentar.

El problema es que no es la película, es él. Haga lo que haga, The mule será un filme e extraordinario porque Clint Eastwood más que culto (en el sentido de género) es una de las figuras históricas más veneradas en los EE.UU. Sobre todo que siempre ha estado a favor de las causas que personas como yo nos oponemos. Siempre ha sido un hombre de derechas, republicano, conservador, y más que nada un buen hombre, blanco y macharán. Quien tenga duda, que vea Dirty Harry (Dir. Harry Callaham, EE.UU., 1971), para que sepa lo que es el buen hombre americano.

De The mule, es un homenaje al muro que propone el presidente de los EE.UU., Donald Trump. Es una historia sencilla: el cartel de Sinaloa intenta pasar miles y miles de toneladas de Cocaína a los EE.UU. Para esto se nutre de hombres y mujeres americanos, blancos y de clases medias empobrecidas, que necesitan buscarse un extra. Eso es todo. El resto usted se lo imagina, pero está basado en prejuicios sobre prejuicios, y al final, el buen hombre americano, es víctima de las circunstancias creadas por los inmigrantes. Terrible.

En fin, si usted aún quiere vaya a verla. Yo volvería a Dirty Harry y también vería Taxi Driver (Dir. Martin Scorsese, EE.UU., 1976). La pregunta que me fuerza The mule, es ¿qué le pasó al sueño americano? Todo diría que entre el hombre vigilante de la década de 1970 en Dirty Harry y Taxi Driver, los EE.UU. cambiaron y los inmigrantes le dieron un cambio de dirección negativo al país. Terrible. La ve a su propia discreción.