Campeones, el cine de la inclusión, diversidad e visibilidad

altCon la crisis política que atraviesa Puerto Rico, mucha gente comenta que los “malos” son el exincumbente de la Fortaleza, Ricardo Rosselló y sus 11 hermanos. El concepto de hermano, tanto cristiano como masónico, lo utilizaba Rosselló en la plataforma de un chat privado de Telegram, donde éste y sus amiguetes conversaban sobre la gente del país. En esas conversaciones de hombres y solo entre hombres, se promovía una cultura de exclusión, cero diversidad y de perpetuar la invisibilidad de la gente distinta a ellos. Distintas políticamente hablando, pero también distintas en cuanto a su apariencia y capacidades físicas.

La película Campeones (Dir. Javier Fesser, España, 2018) es todo lo contrario a lo vivido en este caluroso mes de julio en Puerto Rico. Se trata de un homenaje a los seres humanos que tienen algún tipo de discapacidad física o mental. Dicho esto, la película rompe con el estereotipo que por tener dicha condición no pueden aspirar a tener una vida normal dentro de sus capacidades y posibilidades.

La trama versa sobre un técnico de baloncesto Marcos (Javier Gutiérrez), quien viola la ley de tránsito y le dan una pena de realizar 90 horas de trabajo comunitario. Le exigen trabajar en un centro de ayuda a personas con discapacidades, donde debe dirigir el equipo de 10 jugadores (nueve hombres y una mujer) a los cuales los lleva hasta el juego final del campeonato para personas con retos físicos o mentales. Lo más hermoso de la película, es que los 10 jugadores son efectivamente parte de la comunidad española de personas discapacitadas, y para este proyecto Fesser audicionó a 600 personas discapacitadas.

Ahí yace la hermosura de la película. Es un filme humano, tierno y sin rayar en los estereotipos. Mucho de lo vivido es tal cual, dentro y fuera de la película. Esto pese a que todos los que participaron en el filme, vivieron un entrenamiento deportivo de un mes antes del filme, que les llevó a hacer una película sumamente exitosa. Bajo todos los indicadores tanto de audiencia (sobre 3 millones de personas la vieron en España) hasta su nominación a los Premios Oscar 2019 (mejor película en legua no inglesa), hacen de esta película una de suma importancia.

En fin, que luego de casi seis meses en cartelera en Puerto Rico, deben de irla a ver, como hice yo. Es una película linda, no hay críticas, con una tremenda historia. ¡Al cine!